• Regístrate
Estás leyendo: Empeorará la vida política en EU
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 11:28 Hoy

Columna de Amy Glover

Empeorará la vida política en EU

Amy Glover

Publicidad
Publicidad

Los resultados de las elecciones en Estados Unidos ofrecen algunas señales alentadoras para la salud de la democracia, pero hay puntos preocupantes. En general, es una buena noticia que el Partido Demócrata podrá ejercer un contrapeso a la Casa Blanca de Donald Trump y que 47 por ciento de los votantes registrados llegara a las urnas, el nivel más alto de participación para una jornada intermedia en 50 años. Sin embargo, la confrontación entre el Poder Ejecutivo y el Congreso se agudizará y hacia adelante podemos esperar una creciente polarización sociopolítica.

Al observar el mapa de los resultados es más claro que nunca que hay dos países que coexisten con dificultad. Las zonas urbanas de mayor ingreso, de mayor nivel educativo y de mayor grado de diversidad cultural son claramente azules (demócratas), mientras que las zonas rurales, donde la población es sobre todo blanca y donde la religión juega un papel importante, son rojas (republicanas). El país está dividido entre azul y rojo y las medias tintas moradas son tan poco comunes como las pláticas civilizadas entre las dos afiliaciones.

Pero si vemos hacia adelante, lo que es innegable es que las tendencias demográficas favorecen a los demócratas. El futuro del país será más diverso y para 2050, 54 por ciento de la población será no blanca (Oficina del Censo de EU), es decir, que la “minoría” dejará de serlo. En esta elección vimos que hay grupos de gran peso que tienen una preferencia abrumadora por el Partido Demócrata: mujeres 59 a 40 por ciento; hispanos 63 a 32 por ciento, y los jóvenes de entre 18 y 29 años, 67 a 32 por ciento (Pew Research Center). A pesar de que los republicanos hoy en día han alcanzado más posiciones de poder, el futuro pinta de azul.

En esta elección vimos una muestra de lo que nos espera en cuanto a diversidad de participación política. Uno de los resultados más benignos de la presidencia de Trump ha sido la resistencia y la organización de las mujeres, quienes están postulándose en números nunca antes vistos y el martes hubo casos de éxito importantes. En este nuevo Congreso habrá dos mujeres musulmanas y más mujeres negras, como la victoriosa Lauren Underwood, una afroamericana de 31 años –de las más jóvenes en la historia del país– que logró voltear su distrito en Illinois, donde 86 por ciento de la población es blanca. Y no olvidemos que la contrincante principal de Trump de ahora en adelante muy probablemente será una mujer: Nancy Pelosi, lideresa cameral. Hay que tener presente que los partidos seleccionarán sus líderes en el Congreso dentro del próximo mes.

Otra buena señal es que a pesar de que Texas no optó por un senador demócrata, el dinámico político de El Paso, Beto O’Rourke, ya es un fenómeno nacional que podría llegar a la Casa Blanca algún día. Se lamenta la falta de liderazgos nuevos en el Partido Demócrata (Pelosi, Joe Biden y Bernie Sanders no son precisamente jóvenes) y Beto puede ser una respuesta ante esta situación. Es joven, texano, progresista –a la vez que sabe comunicarse con los que no están de acuerdo con él– y habla español. Algún defecto tendrá, pero en términos políticos es un candidato casi perfecto.

Trump advirtió que si los demócratas tomaban la Cámara de Representantes habría violencia. Por fortuna, no hemos visto tal, pero parece ir en aumento el número de matanzas a balas –en algunos casos motivados por visiones extremas de la realidad estadunidense– y casi siempre a manos de hombres blancos de ultraderecha.

En una encuesta de la Anti-Defamation League se muestra que en los últimos 10 años el 71 por ciento de los homicidios de terrorismo doméstico fue cometido por la ultraderecha, mientras que tan solo 26 se atribuyó a islamistas radicales. La creciente amenaza del nacionalismo blanco que ha alimentado Trump (como bien detalló The New York Times en un reciente reportaje) no augura nada bueno para la paz social.

Si el berrinche que hizo Trump el día posterior a la elección es un indicio, podemos esperar que la tensión en DC vaya en aumento. No solo insultó a varios periodistas, sino que amenazó a miembros de su propio partido que no le “han mostrado suficiente amor”. Vaya, ¡lo que tiene que hacer uno para ser republicano trumpista! Sin embargo, lo que es importante recordar al ver hacia adelante es que la participación democrática va en aumento y la diversidad es una realidad imposible de revertir. Mientras tanto, nos esperan dos años muy complicados rumbo a la presidencial.
.....................
* CEO de Speyside México
@chilangagringaX

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.