• Regístrate
Estás leyendo: La televisión de paga en 2017
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 21:20 Hoy

La televisión de paga en 2017

Publicidad
Publicidad

Hablar de lo que pasó en los cables y las antenas directas al hogar durante 2017 es más complicado de lo que parece.

¿Por qué? Porque a la gente le da por omitir a la tradicional industria de la televisión de paga para irse directamente a las redes sociales y a los sistemas de distribución de contenidos en línea, como si esto estuviera muerto.

Con la pena pero no. Los cables y las antenas directas al hogar siguen siendo grandes negocios, continúan creciendo y a las pruebas me remito:

En los últimos 12 meses, compañías, muchas compañías como AxtelTV, Totalplay y Dish o han incrementados su cubertura y número de suscriptores o le han agregado servicios adicionales a sus suscriptores como el de la telefonía celular.

Para no hacerle el cuento largo, 2017 ha sido un gran año para esta ventana de la industria de la televisión.

¿Entonces por qué la opinión pública se niega a reconocerlo? Porque las mismas cableras y las empresas que manejan antenas directas al hogar han sido muy torpes en su manejo de la imagen y de la comunicación.

En este 2017 se han vuelto más famosas por tratar de aniquilar dispositivos como Roku o por mudarse a los sistemas de distribución de contenidos en línea con pequeñas grandes plataformas tipo Netflix, como Blue To Go de SKY, que por presumir su éxito.

Y peor tantito, como le dije ayer: considerando que la televisión mexicana, en general, tuvo un año muy complicado, los canales de paga de la mayoría de nuestras empresas fueron de ajuste en ajuste por no decir que de cancelación en cancelación.

Desde 52MX hasta México Travel Channel, pasando por Unicable, Telehit, RitmoSon, TDN y por un montón de frecuencias más, no tan nacionales, como Arirang, UFC Network y el canal de la Fórmula 1.

Es muy curioso lo que sucedió con la televisión de paga en los últimos dos semestres.

Los canales básicos de toda la vida como E!, Sony, FOX, Discovery, NatGeo y MTV se volvieron más mexicanos, más latinoamericanos.

¿A qué me refiero con esto? A que de enero a la fecha apostaron con más fuerza por seducir a las audiencias “locales” con más y mejores producciones propias con nuestra cultura, nuestro talento y nuestro idioma.

La lista de ejemplos es inmensa e incluye conceptos tan variados como Shark Tank México, De telenovela, La ciencia de lo absurdo, Cuídate de la cámara, Top Chef México, TLC Click, La sopa, Vestido de novia México, Central Clic, Wild On, A todo carrete y La familia del barrio.

Esto se pone todavía mejor cuando entramos al terreno de las series porque en el año que está por terminar vimos prodigiosos esfuerzos por romper esquemas con nuestra gente para nuestra gente.

¿A poco usted no se quedó con la boca abierta con el final de 2091, no amó El César, no enloqueció de placer con Gael García Bernal en Neruda, no se enamoró de Un gallo para Esculapio o no se fue de espaldas con Señor Ávila?

¡Hasta México ganó el Emmy Internacional por esta producción de Lemon Films para HBO!

Esto no es cualquier cosa y no hubiera sido posible si los cables y las antenas directas al hogar no hubieran crecido tanto en 2017.

¿Y qué me dice de esa joya de la comedia titulada Run Coyote Run de Gustavo Loza o de la participación de un montón de talentos mexicanos en series internacionales?

Sería muy injusto no celebrar a Paola Núñez en The Son, a Bruno Bichir en Absentia o a Stephanie Sigman en S.W.A.T. por mencionar solo unos cuantos casos.

Y ni me meto en la parte de los escritores, de los genios de la animación o de los comentaristas de deportes porque entonces sí me voy a quedar aquí todo el día.

Ojo, estas tendencias no son nuevas, pero en 2017 se volvieron más contundentes, más obvias, como el hecho de que la televisión de paga se fue volviendo más “para todos”.

¿Qué le trato de decir con esta afirmación? Algo que le molesta a miles de personas pero que llegó para quedarse: más contenidos en español.

Desde series dobladas “a la fuerza” hasta canales que antes manejaban los títulos de sus programas en su idioma original, como Sony, y que ahora los manejan en español.

Luego me voy a detener en la parte de los contenidos internacionales y de los canales premium, que es interesantísima.

Yo lo que quiero, hoy, es que usted se fije en cómo se movieron las cosas por acá desde el mes de enero, porque así como la televisión abierta sufrió ajustes y vivió un marcado retorno al origen, acá sucedió algo similar.

Cada vez más canales como SyFy, Warner y TNT se volvieron más repetidores de sus propios contenidos, como cuando llegaron a México.

Yo, lo que quiero, insisto, es que volvamos a darle a la industria de la televisión de paga la posición de oro que tiene en México, en América Latina y en todo el mundo, y que reconozcamos que a estos señores les fue excelente en 2017. ¿O usted qué opina?

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.