Tomarse en serio la educación

En México no ha habido aún un solo momento en el que ni gobierno ni sociedad en general crean genuinamente en la educación como un valor en sí mismo, más allá de la promesa de movilidad social.
Se va a necesitar educación para cocinar, para manejar, para el empleo y para el desempleo, para la política y para inventar nuevas artes de vivir.
Se va a necesitar educación para cocinar, para manejar, para el empleo y para el desempleo, para la política y para inventar nuevas artes de vivir. (Izak Peón)

Ciudad de México

Estamos ya en el alba de la cuarta revolución industrial. En diez o quince años, los robots y la inteligencia artificial habrán diezmado no sólo lo poco que viene quedando del proletariado industrial, sino también una buena parte de los trabajos de escritorio que hoy nos emplean. Se va a necesitar educación para cocinar, para manejar, para el empleo y para el desempleo, para la política y para inventar nuevas artes de vivir. El México que yo quiero es un país en que exista un sólo consenso amplio, y es que la educación importa de verdad.

Lee el texto completo aquí.