Hoja de ruta

Pertenezco a una generación cuyos miembros hemos sido llamados nativos digitales. Y en parte es verdad. No recuerdo, prácticamente, mi vida antes de Internet.
Pertenezco a una generación cuyos miembros hemos sido llamados nativos digitales. Y en parte es verdad. No recuerdo, prácticamente, mi vida antes de Internet.
Pertenezco a una generación cuyos miembros hemos sido llamados nativos digitales. Y en parte es verdad. No recuerdo, prácticamente, mi vida antes de Internet. (Jonathan Rosas)

Ciudad de México

Hemos seguido puntualmente la hoja de ruta —ahora sabemos a dónde lleva. Mientras la penosa ópera bufa que es la política nacional siga discutiendo cómo desmantelar el Estado o cómo repartir su cascarón en lugar de reconocer que lo que hace falta es una nueva narrativa nacional, posterior al PRI y consciente del fracaso neoliberal, llegaremos más rápido ahí. Y cuando la realidad se imponga de una manera que ahora nos parece impensable, sabremos que es demasiado tarde. Así comienzan los próximos 40 años.