Igualar las oportunidades

¿México es un país con igualdad de oportunidades? La evidencia apunta que no. Los datos indican que hay bajas tasas de movilidad social relativa en los extremos de la distribución.
Antes de llegar a la parte de política pública, es necesario entender la relación entre oportunidades y resultados.
Antes de llegar a la parte de política pública, es necesario entender la relación entre oportunidades y resultados. (Kathia Recio)

Ciudad de México

En las discusiones sobre desigualdad de ingresos y sobre las propuestas de política pública para reducirla, un argumento que algunos opositores tienden a usar es que la desigualdad de ingresos no es importante, sino que lo que realmente importa es la desigualdad de oportunidades. Esta dicotomía entre desigualdad de resultados —como la desigualdad de ingresos— y desigualdad de oportunidades en realidad confunde la relación que existe entre ambas. Esta confusión lleva a que se piense que la igualdad de oportunidades no implica una política pública redistributiva, que no es cierto. Menos aún cuando se considera que hay más de una generación de personas en el mundo. Antes de llegar a la parte de política pública, es necesario entender la relación entre oportunidades y resultados.

Lee aquí el artículo completo.