Vista Oil & Gas promete alcanzar la cima en AL

La petrolera logró recaudar 650 mdd en la tercera mayor oferta pública inicial desde 2015 en la Bolsa Mexicana de Valores.
La compañía tiene el respaldo de ex jefe de YPF y de Riverstone.
La compañía tiene el respaldo de ex jefe de YPF y de Riverstone. (Henry Romero/Reuters)

Ciudad de México

El jueves, Vista Oil & Gas hizo estallar la Bolsa Mexicana de Valores con una exitosa oferta pública inicial (OPI), con la promesa de convertirse en el “campeón latinoamericano” en el sector de energía.

Vista recaudó 650 millones de dólares (mdd) a través de la venta de 65 millones de unidades a 10 dólares cada una, el máximo permitido y muy por encima de las expectativas, en la tercera mayor OPI en México desde 2015. Vista tenía previsto inicialmente recaudar 500 millones de dólares. Cerca de la mitad del respaldo llegó de inversionistas institucionales en México, sobre todo fondos de pensión, y el resto vino del exterior, especialmente de Estados Unidos.

La empresa, que tiene el respaldo de Miguel Galuccio, ex jefe de la argentina YPF, y de Riverstone, la firma de capital privado que se enfoca en energía, es la primera compañía de gas y petróleo que cotiza en el mercado mexicano, y abre una nueva clase de activos con la primera compañía de adquisición de propósito especial (SPAC, por su sigla en inglés) en el país. Una SPAC tiene dos años para hacer una adquisición, ya sea de una compañía o de activos en operación.

Galuccio, quien activamente busca candidatos en México, Brasil, Argentina y Colombia, y considera a Venezuela como una oportunidad en el futuro, dijo que no espera que tome tanto tiempo. “En el primer año vamos a tener algo (una adquisición)... tengo varias ideas... México podría ser la primera jugada”, dijo al Financial Times. “Tenemos la visión de convertirnos en el campeón latinoamericano de energía y petróleo, posicionados entre compañías petroleras nacionales y las empresas que ya operan en cada país objetivo... estamos listos para participar en discusiones sobre fusiones y adquisiciones, tenemos las capacidades, la red y la flexibilidad financiera para realizar un acuerdo rápidamente”, agregó.

El cuarteto de países en los que inicialmente fijó la mira Vista abrieron sus sectores a través de reformas que multiplicaron las perspectivas de inversión, sobre todo en México, donde la energía estuvo bajo el yugo del Estado durante casi 80 años.

“Esos países nunca antes estuvieron abiertos a las empresas al mismo tiempo: la oportunidad de establecer una compañía panregional de exploración y producción es ahora”, dijo Galuccio.

Vista busca aprovechar el sólido historial de Galuccio y la experiencia de Riverstone para crecer rápidamente. Otro SPAC con respaldo de Riverstone, Silver Run Acquisition Corp, que dirige Mark Papa, el ex jefe de EOG, comenzó a cotizar en bolsa el primer trimestre de 2016 y logró una capitalización de mercado de 4 mil 100 mdd un año después.

Galuccio triplicó la capitalización de mercado de YPF para alcanzar 15 mil mdd. El director ejecutivo argentino tal vez no tenga que limitarse a empresas con valor de 650 millones de dólares: los SPAC han podido competir por empresas con valoraciones muy superiores a las ganancias de sus OPI. Silver Run recaudó 450 mdd en su primera oferta, pero, por ejemplo, su primera adquisición fue una compañía con valor de mil 700 millones de dólares. Además, “la belleza de un SPAC es que también puedes pagarle al vendedor con acciones y permitirles participar en el alza”, agregó Galuccio.

Galuccio, quien se unió a YPF procedente de la compañía de servicios petroleros Schlumberger, descartó los objetivos de alto riesgo de exploración en aguas profundas o en campos supermaduros marginales. “Quiero construir una cartera con exploración, desarrollo y producción, en todas la extensiones productivas donde nuestra tecnología, capacidad y conocimiento puedan hacer la diferencia”, dijo, y agregó que podría ser tanto en tierra como en aguas someras.

Al mando de YPF, Galuccio encabezó el empuje de desarrollo del enorme campo de esquisto Vaca Muerta en Argentina. Este yacimiento “evidentemente está en nuestro radar, creemos que tenemos una ventaja única allí”, dijo.