Tom Steyer, el millonario que quiere derrocar a Trump

Este neoyorquino se ha embarcado en una pelea con el presidente de EU, quien lo ha llegado a llamar loco.
Su aventurada forma de hacer negocios le ayudó a construir una cuantiosa fortuna de más de mil millones de dólares.
Su aventurada forma de hacer negocios le ayudó a construir una cuantiosa fortuna de más de mil millones de dólares. (Mauricio Ledesma)

México

Debido a su controvertida forma de actuar, Donald Trump, presidente de Estados Unidos, se ha ganado la animadversión del mundo; sin embargo, entre sus detractores hay uno que resalta por su convicción de utilizar sus millones para bajar de la máxima silla al mandatario estadunidense. Su nombre es Tom Steyer.

Desde que Trump inició su carrera para llegar a la presidencia del país de las barras y las estrellas, Tom Steyer se posicionó como uno de sus principales críticos, no obstante, en las últimas semanas ha dado más de qué hablar al anunciar públicamente que donará 30 millones de dólares para ayudar a los demócratas a retomar la Cámara de Representantes en las elecciones de noviembre próximo.

La guerra entre este par de personajes detonó cuando en octubre pasado Trump llamó “loco y desquiciado” a Steyer, un magnate que hizo una fortuna de más de mil millones de dólares con base en la fundación de un fondo de inversión; sin embargo, en los últimos años se ha caracterizado más por su labor en pro del medio ambiente.

Inicios

Thomas Steyer nació el 27 de junio de 1957 y se convirtió en millonario gracias a administrador de fondos de cobertura estadounidense. Filántropo, ecologista, activista progresista y recaudador de fondos, también es conocido como el rey de los hedge funds, pero antes de eso tuvo que recorrer un extenso camino.  

Mucho antes de saber de la existencia de Donald Trump, un joven Steyer nacido en Manhattan, hijo de una profesora de lectura y de un socio de un bufete de abogados de Nueva York, asistió a la Buckley School, para luego graduarse en la prestigiosa Universidad de Yale en Economía y Ciencias Políticas.

Como hasta ahora, en su alma mater no pasó desapercibido, dado que fue elegido Phi Beta Kappa y era el flamante capitán del equipo de futbol americano.

Su destino en la administración de fondos, y gran parte de su brillante futuro quedó marcado dejó su trabajo en el mítico banco Morgan Stanley para ingresar a Stanford Business School, donde obtuvo su MBA.  

Ya con un título en administración de negocios, ingresó a otro banco histórico, Goldman Sachs; sin embargo, no lo haría como un simple empleado, sino como asociado en la división de arbitraje de riesgo, donde se especializó en el rubro de fusiones y adquisiciones.

Su paso por Goldman fue clave, toda vez que se hizo experto en comprar activos riesgos y hacerlos brillar.

Con toda esa experiencia bajo el brazo, dio un giro a su carrera y se convirtió en socio y miembro del Comité Ejecutivo de Hellman & Friedman, una firma de capital privado con sede en San Francisco.

Ahí terminó de adquirir la suficiente experiencia para dar el salto que lo convertiría en millonario. En 1986 Steyer fundó Farallon Capital, una firma de inversión famosa por asumir altos riesgos en activos en dificultades en mercados volátiles, los cuales a la larga le resultaban redituables.

La compañía de Steyer llegó a administrar 20 mil millones de dólares, dejándole una fortuna personal de más de mil millones.

Cambio de rumbo

Algunos especialistas dicen que Steyer formó gran parte de su fortuna gracias a que apostó con fuerza en empresas industriales famosas por sus enormes emisiones de carbono; pero como dicen, nunca es tarde para cambiar de opinión, y fue así como en 2012 vendió su participación en Farallon Capital y cambió su enfoque hacia la política y el cuidado del medio ambiente.

A partir de entonces ha estado en el centro de los reflectores, y una de sus acciones más destacadas ha sido su desembolso de 65 millones de dólares para respaldar a candidatos demócratas que apoyaran sus causas ambientales en 2016.

Por el momento, Steyer continua con su interminable lucha contra Donald Trump, pero sin descuidar sus ideales ecológicos que tienen como bandera el uso de la energía limpia.

Destino

Ayudado por una educación financiera, creó un fondo de inversión que llegó a administrar 20 mil millones de dólares.

Riesgo

Su empresa se especializó en invertir en compañías con problemas, las cuales después las hacía destacar.

Líder

Su aventurada forma de hacer negocios le ayudó a construir una cuantiosa fortuna de más de mil millones de dólares.