En sector construcción, una década de parálisis

Aunque tiene un potencial para crecer 5 por ciento, en el transcurso de 10 años solo aumentó 2%, de acuerdo con un reporte de la CMIC.

México

A pesar de que el gobierno federal asegura que la infraestructura es uno de sus pilares en su estrategia económica, el sector de la construcción suma 10 años de estancamiento en su actividad, afectado principalmente por la incertidumbre económica internacional y los recortes presupuestales.

De acuerdo con un reporte de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), este sector cuenta con un potencial para crecer por arriba de 5 por ciento; sin embargo, en el periodo referido solamente ha tenido un incremento promedio de 2 por ciento.

“La construcción ha dejado de ser el motor del crecimiento y su desempeño económico se ha estancado y ha crecido a una tasa promedio de 2 por ciento en los últimos 10 años”, indicó la CMIC.

De acuerdo con la consultora especializada en infraestructura Forescastim, alguno de los factores que han perjudicado en los últimos años es la disminución en los montos de inversión pública en obras del sector energético y de construcción de carreteras.

Asimismo, informó se han destinado menos recursos para las obras de urbanización en el país, de inmuebles comerciales y de servicios.

Como un ejemplo de este escenario, en el presupuesto de 2015 la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dio a conocer un recorte de 124 mil 300 millones de pesos, equivalente a 0.7 por ciento del producto interno bruto.

Asimismo, como parte de este escenario se cancelaron los proyectos del tren de alta velocidad México-Querétaro (50 mil millones de pesos) y el tren de pasajeros Transpeninsular en Yucatán y Quintana Roo (17 mil millones de pesos).

Para 2016, ante la continua baja en el precio del petróleo, la SCHP decidió realizar nuevamente un recorte por 132 mil 300 millones de pesos, de los cuales 75.5 por ciento fueron al presupuesto de Pemex.

En su estudio, la CMIC informó que la obra pública, aquella impulsada por el gobierno, ya suma 18 meses de caídas consecutivas, con lo cual promedió un descenso en su actividad de 10.9 por ciento.

Por su parte, la edificación de obra privada en este año registra un ligero avance de 0.4 por ciento, que refleja cómo ha perdido fuerza debido al periodo de incertidumbre y aumento del costo financiero que influye en la realización de nuevos proyectos.

La consultora Bimsa Reports señaló que en una encuesta realizada a empresarios del sector se encontró 64 por ciento consideró que existen diversos obstáculos para la ejecución y desarrollo de una mayor obra en el país.

El problema que aparece con mayor número de menciones (26 por ciento) es la falta de transparencia en el proceso de licitación, seguido por problemas de liquidez (22) y en tercer lugar, la falta de inversión (21 por ciento).