"Entre más flexibles somos con las mujeres, dan más por la organización"

Durante 16 años consecutivos, la empresa ha sido elegida como una de las mejores para trabajar. El género, dice su CEO, no es un diferenciador, su política va enfocada en las habilidades.
Luis Manuel Hernández, CEO de SC Johnson México y Centroamérica.
Luis Manuel Hernández, CEO de SC Johnson México y Centroamérica. (Cortesía)

¿Qué ha llevado a SC Johnson a ser una de las mejores empresas para trabajar?

La consistencia, yo estoy en una compañía que tiene más de 130 años y es de las pocas en el mundo que todavía es 100% capital privado. En una empresa con estas características, la misión se trata de la familia y el compromiso es permanecer en los hogares, las comunidades, en un medio ambiente saludable y un ambiente de trabajo estable. Esa es la visión de la familia Johnson.

Nosotros no hemos permanecido estos años en el ranking solo porque SC Johnson México lo ha hecho bien; somos la primera compañía en el mundo que se ha mantenido en el ranking consistentemente, pero se trata de una estrategia global para ser una empresa humana. En lo que se refiere a los planes estratégicos que se desarrollan cada cinco años en la organización, se habla de productos, rentabilidad y medio ambiente, pero la gente es el punto número uno.


¿Qué ha cambiado para la empresa en estos 16 años?

Nos hemos adaptado muy bien a las nuevas realidades y los nuevos requerimientos, sobre todo en el tema de gente: reconocer, preparar, desarrollar y hacer flexibles a las personas.

En el pasado le decíamos a quien venía a trabajar con nosotros: “estás en una compañía donde podrás jubilarte, te dará estabilidad y oportunidad de crecimiento”; ahora nuestro mensaje es un tanto distinto: “te estoy trayendo a un mundo totalmente inestable y no sé cuánto tiempo vas a estar en esta empresa”. La gente se sorprende, pero esto es tan inestable, que mañana mismo otra compañía nos puede comprar. Sin embargo, también llegan a una compañía que todavía es muy humana, donde el respeto al ser humano es fundamental. Es una combinación del nuevo mundo -inestabilidad, rotación, cambios- con lo que la gente respeta muchísimo: que te traten como ser humano.


¿Cómo hacen felices a sus trabajadores?

Normalmente las empresas, incluida la nuestra, se comparan en el mercado por el tema de competitividad, es decir, todas las prestaciones y beneficios que tienen. Esta es la manera más sencilla de, supuestamente, motivar a la gente, y digo “supuestamente” porque cuando entras a una organización, a pesar de tener muy buenas prestaciones, si no tienes un clima laboral auténtico estarás más conectado a un tema de beneficio económico que a uno de vida.

No muchas empresas ofrecen una calidad de vida integral, tienen buenos beneficios, te pagan bien, pero no necesariamente te sientes bien. En esta empresa, más allá de los beneficios que podamos tener, hay cosas que nos diferencian del resto de las organizaciones.


¿Cómo impulsan la inclusión?

Tenemos una compañía que es muy inclusiva en el tema de género y de personas discapacitadas. El tema de la mujer es muy importante, SC Johnson a nivel global está en el ranking de las 100 mejores empresas para madres trabajadoras y tiene un departamento que sigue todo el proceso de inclusión. Contamos con un área para que las madres puedan amamantar a sus hijos, horarios flexibles y home office, que se puede utilizar una vez por semana.

Entre más flexibles somos con las mujeres, cada día dan más por la organización y se comprometen más con nosotros. Mi política como director general es no diferenciar, desde el punto de vista profesional, las habilidades que tenga un ser humano por su género, raza o credo, sino por sus capacidades. Además, en mi comité de gerencia hay seis directivos, de los cuales, tres son mujeres.


¿Para usted, qué significa ser un líder?

Debe ser inspirador, visionario, integrador, ejecutivo y proveer dirección de distintas maneras. Otro factor fundamental son los resultados, porque si no se integran, el clima laboral indirectamente se ve afectado. Y la gente siempre quiere estar en lugares donde se sienta con posibilidades de crecimiento.