Construyendo el “Mejor país para trabajar”

La mejora individual contagia y la proliferación de empresas con buenas prácticas de recursos humanos impulsa la construcción de un país cada vez más volcado en el bienestar de su fuerza de trabajo.
Los colaboradores de Gentera, un consorcio de seis empresas de microcréditos y microseguros, trabajan por la inclusión financiera.
Los colaboradores de Gentera, un consorcio de seis empresas de microcréditos y microseguros, trabajan por la inclusión financiera. (Fotos: Cortesía)

A sus 32 años y con una década en el mercado laboral, hace mucho que a Mar Rosales le quedó claro que un buen salario y prestaciones “superiores que las de ley”, no son lo que más le interesa del lugar en el que trabaja. Hoy es madre y quiere disfrutar a su hijo, quiere continuar su avance profesional y escalar dentro de su organización; pero además quiere sentirse orgullosa de lo que hace y de la manera en que su trabajo empuja a México hacia adelante.

Mar dice que “cada granito de arena importa”. Y sí, entre todos los aspectos a evaluar en una buena empresa, está el orgullo a pertenecer que provoca en sus colaboradores y la trascendencia que conceden a su trabajo individual, señala Beatriz Rivas Leal, de la consultora Great Place to Work® (GPTW™).

“Un excelente lugar de trabajo no es el que da más beneficios o mejores salarios, sino aquel que construye relaciones de calidad basadas en confianza, orgullo y compañerismo. Esos son los pilares que hacen sólida a una empresa y mejoran sus resultados”, explica Rivas Leal.

Este 2017, los resultados de la encuesta arrojaron un elemento más que contribuye a que un colaborador se sienta orgulloso de pertenecer a la organización para la que labora: la manera en que su empresa, y él mismo con su trabajo cotidiano, aportan al objetivo superior de mover la economía mexicana y al país entero.


Apostar por México

La consultora, que año con año le “pone el termómetro” a las políticas laborales de las empresas en medio centenar de países, destaca hoy la idea de que los miembros de una organización se enorgullecen de la manera en que su empresa apuesta por el país en que viven y al que aman.

“Aquí cobran importancia los temas de sostenibilidad, cultura filantrópica, responsabilidad social, buenas prácticas de negocio, cumplimiento y transparencia. La gente se siente orgullosa de que su empresa tome en serio estos temas, porque siente que su trabajo individual trasciende y ayuda a hacer de México un mejor país”, comenta Rivas Leal.

“México debe capitalizar ese orgullo y hacer que trascienda a un fortalecimiento social, económico, comercial, laboral. La idea es llevar a México a ser "el mejor país para trabajar en América Latina". Tal vez suene trillado, pero México tiene todo para hacerlo: es bello, tiene playas, selvas, desiertos, biodiversidad, una ubicación espléndida y, desde luego, a su gente como uno de los activos más importantes”.

Desde que GPTW™ comenzó a hacer este listado en México, en 2002, cada vez más organizaciones se suman al esfuerzo y trabajan día a día por encabezar el ranking y mantenerse allí. La certificación no es una estrella en la frente, es un tema que impacta en los resultados, en la productividad, en la competitividad y en el crecimiento del país entero.


No importa el origen

Empresas locales, nacionales o multinacionales, no importa el origen, todas pueden –y deben comprometerse con México, si quieren que sus políticas de administración de recursos humanos tengan el resultado esperado: atracción, desarrollo y retención del talento, gente productiva, gente contenta y que aporta.

TE RECOMENDAMOS: "Necesitamos empresas que inspiren": Michael Bush

“Las multinacionales no son distintas, cuando llegan a un país traen consigo la cultura y fortalezas de su matriz, pero siempre tratan de tropicalizar esa filosofía de gestión, y lo hacen en cada uno de los territorios a los que llegan. Es una manera de mostrar respeto por el país que las acoge”, añade Rivas Leal.

Así, no importa de dónde vengan o el tamaño que tengan, las empresas en México se deben a sus colaboradores y al sentimiento de orgullo que ellos tienen por ser mexicanos, por su comida, sus costumbres, su música y su cultura en general.


Gentera, orgullo de trascender

Este consorcio de seis empresas de microcréditos y microseguros llegó a los primeros sitios del listado de GPTW™ para quedarse, desde que era Compartamos Banco, gracias a que en su filosofía de trabajo busca mejorar la calidad de vida de todos sus colaboradores, al tiempo que “les damos la oportunidad de hacer un trabajo trascendente”, explica María del Carmen Calcaneo, directora ejecutiva de personas en Gentera.

“Tanto nuestro portafolio de productos, como nuestros planes de desarrollo están orientados a que, clientes y colaboradores, sean agentes de cambio en sus respectivas comunidades y nos enorgullecemos de eso. Nuestros colaboradores apuestan por una misión trascendente: la inclusión financiera”.

De esta manera, el orgullo de pertenecer a la empresa y de ser mexicanos que apoyan a mexicanos es uno de los pilares del éxito de Gentera, tanto como organización y como negocio. “El colaborador busca una oportunidad laboral competitiva, complementada con valores y/o una contribución social.

“Sabemos que este orgullo por lo que somos y hacemos suma a los beneficios intangibles de laborar en Gentera. Estamos convencidos de que la clave del crecimiento y mejora continua se basa en el sentido de trascendencia y liderazgo de la persona”, agrega la ejecutiva.

Además de eso, Gentera ofrece condiciones laborales que exceden la media del mercado y un modelo de desarrollo integral que llaman F.I.S.E.P, porque atiende las esferas Física, Intelectual, Social-Familiar, Espiritual y Profesional de sus colaboradores.


Diageo: educación y compromiso

En 2015, Diageo -la compañía líder en el segmento de bebidas destiladas premium- anunció una inversión en México de 400 millones de dólares (mdd) y la adquisición de Tequila Don Julio. Con esta inversión, la empresa reafirmó su compromiso de largo plazo con el país y contribuyó al desarrollo de uno de los productos más importantes de México y a su éxito en el resto del mundo.

Este compromiso con el territorio se refleja también en el actuar de la compañía en el entorno social, pues con sus prácticas de responsabilidad social, ha impactado a más de 12,500,000 personas solo en México, con programas que promueven una cultura de servicio, venta y consumo responsable de las bebidas con alcohol.

Asimismo, han impulsado el proyecto Learning for Life, el cual, tan solo en México, ha beneficiado a más de 47,000 personas a través de capacitación para emprendedores y maestros, así como becas para que jóvenes de escasos recursos estudien carreras técnicas.

Ciertamente, estas prácticas y propuestas han hecho que sus colaboradores se sientan orgullosos de pertenecer a esta empresa, que en su afán de ser la compañía de productos de consumo más respetada, más confiable y con el mejor desempeño del mundo, ostenta una filosofía de crecimiento en conjunto con sus empleados.

“Mientras cada individuo en la compañía desarrolla sus capacidades, liderazgo y carrera, Diageo también crecerá y contribuirá al desarrollo económico del país y a generar un impacto positivo en las comunidades donde opera”, señala Jeremy Kanter, director de mercadotecniade la empresa en México.

“En este sentido, agrega Kanter, el orgullo que sienten los colaboradores de Diageo por la contribución de la compañía al país, complementa los beneficios como compensación, desarrollo de talento, clima organizacional, entre otros”.


RCI y su fiesta eterna

  • En RCI apapachan a los colaboradores con masajes y clases de yoga.

La capacitación constante, las salas de descanso y lactancia, los masajes a demanda, el viernes de convivencia, las clases de yoga, el camioncito de los quesos y la tintorería a domicilio, son solo algunos de los apapachos más visibles que RCI brinda de manera cotidiana a su gente, para hacer de su vida laboral un tiempo agradable y de su vida personal algo posible.

“Los visitantes nos dicen que nos la pasamos de fiesta y sí: trabajamos duro, pero también nos divertimos”, presume Claudia Calderón, vicepresidenta de recursos humanos de RCI Latinoamérica, para quien un punto clave en el éxito de la compañía es que su gente sea feliz.

Para conseguirlo, RCI -la empresa que se dedica a intercambios vacacionales y bienes raíces orientados al turismo- pone todo de su parte: “sabemos que es muy importante lograr un balance entre la vida personal y laboral, así que tratamos de facilitarles todo aquello que al salir de la oficina les quita tiempo para disfrutar de su familia y de su vida en general”, dice Calderón.

No pueden evitarles largos trayectos a los que viven lejos, pero sí darles un lugar a donde llegar en horas de poco tránsito y ahí jugar, leer, beber un buen café o, incluso, dormir. No pueden evitar la separación temporal de una nueva madre y su bebé, pero sí ayudarlos a mantener el lazo y conveniencia de la lactancia.

En RCI, apostar por México se da de manera natural: “somos una empresa de turismo y al ser esta actividad una de las principales en la economía mexicana, nos es más fácil promover al país e impulsarlo todos los días con nuestro trabajo cotidiano, porque a eso nos dedicamos”, comenta Claudia Calderón.


Atento y sus millennials

La mayoría de los empleos que ocupa Atento, la empresa que brinda los servicios de call center y gerencias de negocios multicanal, obliga a su institución a tener una administración sui generis de sus recursos humanos. Con 80% de colaboradores en sus tempranos veintes, la mayoría estudiantes, es imposible pensar que todos se quedarán mucho tiempo y harán carrera dentro. Aunque podrían.

En Atento, les interesa captar a los mejores para cada labor, desarrollarlos y retenerlos; sin embargo, más que todo eso quieren hacerlos sentir contentos e importantes mientras pertenecen a la organización.

“Contratamos perfiles muy diversos, pero de nuestros cerca de 20,000 colaboradores, casi 17,000 tienen 20 o 21 años, así que el plan personal de desarrollo empieza muy temprano”, señala David Vargas Zepeda, director de recursos humanos de Atento México.

Por lo mismo, la empresa brinda la oportunidad de combinar los estudios con experiencia profesional, y en este sentido, la flexibilidad es una de sus cualidades y atractivos para sus millennials. Además, Atento ha tenido que poner atención en temas que van más allá del salario y las prestaciones.

“A los mayores, que ya son supervisores o gerentes, les llama la estabilidad laboral; a los más jóvenes, les interesa el salario para cumplir sus compromisos, pero les llaman mucho los planes de desarrollo a corto y mediano plazo y el tema de la convivencia entre ellos. Les motivan actividades específicas en grupo como las deportivas o las festivas como Halloween y el Día de la Madre”, señala Vargas.

En cuanto a orgullo por pertenecer, agrega Vargas Zepeda, aflora en los colaboradores de cualquier edad cuando ven que su empresa invierte en nuevas oficinas o en traer nuevos recursos, pues “demuestra el compromiso a largo plazo que tenemos con el país y la confianza en el crecimiento de México y nuestros negocios”.


BBVA Bancomer y su escuela de vida

Este banco de origen español ha echado fuertes raíces en México, gracias -en buena parte- a su gente. Son alrededor de 35,000 colaboradores que lo mantienen en marcha en todas sus áreas de operación y, muy especialmente, en las de servicio al cliente.

Con una clara apuesta por México, BBVA Bancomer ha invertido alrededor de 3,500 mdd en el país desde la crisis subprime de 2008-2009. Y hoy, a pesar de la incertidumbre provocada por las políticas proteccionistas de Donald Trump, el banco anunció una nueva inversión por 1,500 mdd más, en tecnología y big data.

Sin embargo, la mayor apuesta del banco español se vive día a día en sus instalaciones “cómodas y agradables para trabajar” y en las políticas de atracción, reclutamiento y retención de talento, afirma Fernando Eguiluz, director general de talento y cultura de la organización.

En opinión de Eguiluz, el banco sabe que su mayor activo es su gente y actúa en consecuencia. Su arma más fuerte, dice, es que desde que llega un nuevo colaborador le dan una propuesta de valor integral, pues sabe que puede hacer carrera y a dónde pueden llegar en un año, en dos o en cinco.

“El empleado sabe lo que debe hacer y construir para crecer en la organización”, y no solo en el plano laboral, sino en el de la capacitación continua que también ofrece la empresa, con cursos y talleres presenciales o en formato e-learning, la Universidad Bancomer, mentorías y coaching.

Y apuntalan el atractivo de esta posibilidad real de crecimiento profesional con buenos salarios, beneficios y prestaciones, así como con la garantía de que todo aquel que tiene gente a su cargo es un buen jefe. “Acá todos tenemos que certificarnos”, asegura Eguiluz.


Microsoft, el arte de la flexibilidad

Si de algo presume Microsoft México es de su flexibilidad, de su amplio sentido de la inclusión, de las oportunidades de desarrollo profesional para todos y de su compromiso con la generación de un cambio positivo que impacte al país; todos ellos puntos importantes en su éxito como organización.

Según Ana María de la Cámara, gerente de recursos humanos de Microsoft México, el compromiso que la empresa ha mantenido con la sociedad mexicana por años, a través de programas sociales, educativos y de acceso a la tecnología para todos, hace que sus colaboradoresse sientan seguros y orgullosos.

“El sentido de orgullo de todos los que trabajamos en Microsoft, ante las aportaciones que como compañía hacemos al país, y el impacto que tenemos en los mexicanos es clave para construir la conexión entre cada uno de los empleados, y nuestra misión como compañía. Nos da un propósito mayor y un sentido de trascendencia”, afirma De la Cámara.

TE RECOMENDAMOS: Oferta de compañías con RS “no es una ocurrencia del día”

Y más allá del orgullo de pertenecer, participar y trascender, los colaboradores de Microsoft encuentran un plan de desarrollo profesional acelerado, programas de apoyo para lograr balance en su vida y la “Flexibilidad flexible”, una metodología de trabajo que incluye los ambientes abiertos, los espacios de trabajo móviles y el home office como una constante.


Al Súper, con alma de pequeña

Son casi 11,000 las personas que trabajan en la cadena de supermercados Al Súper. Sin embargo, sus directivos (que también son los propietarios), se empeñan en no perder el sentimiento de las empresas pequeñas, de seguir sintiéndose una familia integrada y que se apoya.

Esta empresa familiar que transita su segunda generación, trabaja todos los días por mantener la filosofía humanista de su fundador, “que nos enseñó a sus hijos que lo más importante es la relación con las personas, la doctrina social de la iglesia y los valores”, cuenta Fernando Mares, director de operaciones de Al Súper.

“La empresa ha florecido bajo la dirección de mi hermano. Es una empresa sana, sin deuda ni pasivos bancarios. Hemos crecido mucho y ya somos 10,800 (personas), pero en la cultura de trabajo cuidamos mucho que el alma de la empresa sea chica: no necesitamos ‘mano de obra’ sino personas enteras, con ojos, boca, pensamientos, intelecto, emociones. Nos importa la persona”.

Y juntos como familia reman hacia la misma dirección. “Tenemos objetivos claros y ambiciosos, pero como empresa mexicana tenemos un amor por el país muy grande. También sabemos que si nos va bien, debemos devolverlo a la sociedad y cumplir con nuestras obligaciones”, explica Mares.

Hacia adentro, los colaboradores encuentran apoyo y oportunidades de crecimiento profesional. “Hacemos lo posible por que se sientan valorados y contentos, seguros. Tenemos la universidad y e-learning para que sigan avanzando con sus sueños.

“Sin duda, nuestro mayor valor es que ponemos a nuestros colaboradores al centro de toda la operación. Sabemos que, justo como los tratemos, ellos tratarán a nuestros clientes. Si fomentamos un clima de trabajo amigable y de mucha confianza, la gente aportará ideas e iniciativas que nos ayudarán a mejorar y siempre”, comenta Fernando Mares.


Whirlpool: orgullo y diversidad

  • Para Whirpool es importante el balance de vida y trabajo.

Son muchos los beneficios de pertenecer a una empresa global como Whirlpool, que van desde salarios competitivos a paquetes de beneficios interesantes, pero nada es tan importante como que la organización valore al individuo en sí mismo y al país al que pertenece.

Whirlpool, explicó el vocero de la compañía, empuja a todos los países en donde están sus productos. Trata de manufacturar en el país donde vende para que lleguen a los consumidores al mejor precio posible, así buscan integrarse de lleno a la economía y se comprometen con el país.

En sus 100 años de existencia, Whirlpool ha aprendido a diferenciar sus mercados y a ofrecerles los productos más adecuados a su cultura, tradiciones y costumbres de uso, también, dice el vocero, sabe cómo hacer sentir bien a sus colaboradores pues les interesa aportar a un buen balance vida-trabajo y, en función de eso, hacer sus estrategias.

Programas de maternidad extendida, flexibilidad para los millennials y la posibilidad de integrarse a los distintos programas de responsabilidad en la empresa para generar sentimiento de trascendencia, son algunas de las estrategias que la compañía tiene para impulsar el orgullo de sus colaboradores.

“La excelencia de nuestra gente es uno de los pilares del éxito de la compañía; somos sólidos y le ofrecemos a nuestros colaboradores experiencias importantes, adecuadas a sus intereses. Los valores más fuertes de Whirlpool son su espíritu ganador y la diversidad con inclusión. Tratamos de escucharlos a todos para darles gusto en la medida de lo posible”.


Chedraui, con la “verde” bien puesta

Semillero de éxitos personales, la mayorista Chedrauiasegura que su mayor valor es siempre brindar oportunidades de crecimiento a todos sus colaboradores. “Contamos con una banca de talento que está en continua preparación,a través de nuestras parrillas de reemplazo y nuestra Universidad Corporativa. Los planes de carrera son transparentes y están al alcance de todos”, Eduardo Guiot de la Garza,director de recursos humanos de la empresa.

“Contamos con muchas historias de éxito de hombres y mujeres que han crecido gracias a sus habilidades y compromiso; pero también a las oportunidades que Chedraui les ofrece”,afirma Guiot.

Comprometida con su país, con la sociedad, con sus clientes y con sus colaboradores, Chedrauia puesta por su país siempre, al ser “fuente continua de generación de empleo y bienestar para miles de familias mexicanas, gracias a la agresiva estrategia de precios”.

Orgullosa de ser 100% mexicana, Chedraui asume que ha crecido gracias al talento de su gente, a la que brindan condiciones laborales“superiores a las marcadas por la Ley que les permiten generar una diferencia en su calidad de vida. Y la apuesta por el desarrollo y crecimiento de nuestra gente es apreciado como uno de los valores fundamentales del éxito de la compañía”, indica Guiot.

“Creemos que el orgullo por México siempre ha estado presente en nuestra sociedad, sin embargo, hoy las circunstancias han hecho que sea más evidente. Para Chedraui, este sentimientose une al orgullo de portar la playera de una empresa 100% mexicana que se ocupa del crecimiento de sus colaboradores y que trabaja intensamente por tener un mejor futuro para ellos, para sus clientes y para México”.