• Regístrate
Estás leyendo: Impulso del Reino Unido a Bombardier
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 18:22 Hoy

Impulso del Reino Unido a Bombardier

Por primera vez respaldará exportaciones del avión de la serie C.

Publicidad
Publicidad

Peggy Hollinger

Gran Bretaña ayudará a financiar las exportaciones del avión de pasajeros de la serie C, pocas semanas después de que un tribunal rechazó la demanda de Boeing de que los subsidios ilegales del Reino Unido y Canadá para la aerolínea provocaron un daño significativo al fabricante estadunidense.

UK Export Finance, la agencia de créditos para la exportación de Gran Bretaña, respaldará por primera vez el avión de la Serie C, cuyas alas y parte del fuselaje se fabrican en la planta de Bombardier en Belfast.

La baronesa Fairhead, ministra de Comercio del Reino Unido, dijo el jueves que la decisión de financiar la venta de dos aviones a Korean Airlines en asociación con Export Development Canada, otra agencia de crédito a la exportación, “será un apoyo para el éxito global del programa de la Serie C de Bombardier y sus operaciones en Irlanda del Norte”.

La medida de Gran Bretaña es otro golpe para Boeing, que el año pasado desató una feroz campaña para detener las importaciones de la Serie C a Estados Unidos, un mercado clave.

El desafío de Boeing, que se presentó después de que la Serie C ganó un pedido multimillonario de Delta Air Lines, la aerolínea líder en EU, desató un furor político en Canadá, donde Bombardier tiene su sede, y en el Reino Unido.

Alrededor de 4 mil trabajadores de Bombardier en Irlanda del Norte dependen del éxito del avión más nuevo de la industria aeroespacial, y se temía que los empleos estuvieran en peligro después de que el Departamento de Comercio de EU decidió que la Serie C debería estar sujeta a aranceles de casi 300 por ciento como resultado de la demanda de Boeing.

Los alegatos se negaron tanto en el Reino Unido como en Canadá. Posteriormente, Ottawa canceló los planes para comprar 18 aviones F/A-18 Super Hornet de Boeing, mientras que el Reino Unido amenazó con revisar futuras compras del fabricante estadunidense.

Con los altos aranceles que quería imponer EU se corría el riesgo de acabar con la Serie C, en parte porque ya era financieramente vulnerable, y Bombardier había buscado el apoyo del gobierno después de exceder el presupuesto del programa de aviones por miles de millones de dólares.

El año pasado Bombardier tuvo que vender a Airbus una participación de 50.01 por ciento en el programa por un dólar, en un golpe que permitiría producir la Serie C en la planta que tiene el fabricante de aviones europeo en Alabama, y así evitar los aranceles estadunidenses.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.