• Regístrate
Estás leyendo: Resiente industria cárnica de Iowa política migratoria
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 23:04 Hoy

Resiente industria cárnica de Iowa política migratoria

Hostilidad de Trump. La escasez de personal estadunidense calificado pone en una situación incómoda al sector.
Publicidad
Publicidad

El noroeste de Iowa es “el distrito número uno de producción de carne de cerdo en todo Estados Unidos de América”, presumió el congresista estadunidense Steve King a sus representados la semana pasada. Unos días antes, después de una reunión con cabilderos del sector de productores de carne de cerdo, publicó una foto de él sonriendo con un hombre vestido como una rebanada de tocino.

King es más conocido por sus opiniones de línea dura sobre la inmigración. El republicano provocó indignación con declaraciones como “no podemos restaurar nuestra civilización con los bebés de otras personas” y el “suicidio cultural por transformación demográfica debe terminar”, que tuiteó junto a una foto de él con los políticos europeos de derecha Frauke Petri, el ex líder del partido Alternativa para Alemania, y Geert Wilders, el populista holandés, además de respaldar el muro de la frontera del presidente Donald Trump contra los inmigrantes ilegales.

Ser amigable con la industria de la carne de cerdo del estado que tiene un valor de 36 mil 700 millones de dólares y ser hostil con los inmigrantes se ha vuelto una posición incómoda en Iowa, donde 23 millones de cerdos superan por mucho a los 3 millones de seres humanos. Con un nivel de desempleo de 2.4 por ciento, el más bajo en la nación, los procesadores de carne de cerdo no pueden encontrar suficiente gente local para cortar los cerdos.

Poco menos de la mitad de los empleos de las empacadoras de carne los ocupaban inmigrantes en 2017, de acuerdo con los datos que analizó el Instituto de Política de Migración. “Si tienes una población cercana de estadunidenses que no quieren los empleos, tienes que cubrirlos de alguna manera”, dijo Ron Prestage, ejecutivo de alto nivel de Prestage Farms.

La expansión en la industria porcina de EU está manejando niveles récord, comentó Steve Meyer, economista de Kerns and Associates. El 4 de marzo, los primeros cerdos caminaron hasta el piso donde los matan en una planta de 325 mdd que Prestage construyó en las afueras de Eagle Grove, Iowa. El objetivo es sacrificar 10 mil animales por día una vez que el primer turno tenga su dotación completa de 920 personas, explicó Jere Null, director ejecutivo de la división de alimentos de Prestage en Iowa.

Es la segunda nueva planta de carne de cerdo en dos años que se abre en el distrito de King que cuenta con campos de granos y refinerías de etanol. En la antigua ciudad ganadera de Sioux City, Iowa, los ejecutivos dicen que las instalaciones de 335 millones de dólares Seaboard Triumph Foods aún les faltan cientos de trabajadores para completar los mil 800 que necesita para alcanzar la capacidad de 20 mil 400 cerdos por día.

La escasez de mano de obra empeorará a medida que la industria avícola de EU agregue siete plantas a nivel nacional en los próximos dos años, de acuerdo con Watt Global Media. Para vender más pollos asados de 4.99 dólares, el minorista Costco Wholesale está contratando a 800 trabajadores para despachar 2 millones de aves a la semana en un nuevo complejo al oeste de Iowa en Nebraska, mencionó Jessica Kolterman de la división Lincoln Premium Poultry de Costco. La construcción está en camino a pesar de las catastróficas inundaciones en el área la semana pasada.

Las plantas son una gran apuesta en EU como el proveedor de proteínas animales de bajo costo del mundo. El consumo de carne en los Estados Unidos tendrá un promedio de 220.8 libras por persona en 2019, cerca del máximo que se alcanzó hace 15 años, dijo Shayle Shagam, economista del departamento de agricultura de EU. La demanda de carne en los países en desarrollo es incontenible: el año pasado, las exportaciones estadunidenses de carne de cerdo solamente bajaron 0.5 por ciento a pesar de los aranceles de represalia en China y México, mientras que las exportaciones de pollo de engorda subieron 4 por ciento y las exportaciones de carne de res rompieron récords.

Una economía estadunidense sólida -el desempleo nacional cayó a 3.8 por ciento en febrero- crea mercados laborales restringidos en todo el país. Pero la carne está en lugar especial por la falta de atractivo profesional.

La línea de desmontaje es sangrienta, maloliente, repetitiva y ruidosa. “No importa cuánto pagues, trabajar en una planta de carne de cerdo implica matar animales y cortarlos en partes. Esas no son habilidades que se enseñan en la escuela para preparar a los estudiantes para los ‘trabajos del futuro’”, escribió Meyer, el economista, en una revista de la industria.

Los empleados de producción deben “extenderse constantemente, inclinarse y estar parados sobre el concreto” hasta durante 12 horas al día, indican los anuncios de empleo de Seaboard Triumph. La semana laboral habitualmente es de seis días, dijo George Solo, vicepresidente de recursos humanos.

De acuerdo con los datos del gobierno, los trabajadores de los mataderos para carne de cerdo y de res registran enfermedades profesionales -como el síndrome del túnel carpiano y la tendinitis- 13 veces más que el promedio. La rotación de empleos en las plantas más grandes de carne y aves de corral casi se duplicó el año pasado para estar entre 2 y 2.5 por ciento a la semana, con lo que se sacrifican millones de dólares de utilidades debido al costo de reemplazar a los trabajadores de línea, estima Christine McCracken, analista de proteína animal de Rabobank.

Por lo tanto, los empleadores raspan el fondo de la fuente de mano de obra. Seaboard Triumph ha reclutado en ciudades golpeadas por los cierres de fábricas. Se acercó a los puertorriqueños que quedaron desplazados por los huracanes. “Oye, si estás buscando un lugar para estar por un año o dos, Iowa es un buen lugar y no tenemos huracanes”, mencionaba Mark Porter, quien era el gerente de operaciones de la planta de Seaboard Triumph hasta que perdió su trabajo en una reestructuración de la administración el mes pasado.

36.700 Millones de dólares suman las ventas anuales por producción, procesamiento y sacrificio de cerdos en Iowa.

16 Dólares por hora es el salario promedio de los trabajadores de producción en una de las plantas empacadoras de Iowa, el salario mínimo del estado es de 7.25 dólares.

2.4% Tasa de desempleo en Iowa, la más baja del país, lo que se suma a un mercado laboral restringido. El promedio nacional es de 3.8 por ciento.

23 Millones de cerdos se crían en el estado de Iowa, que superan por mucho a los 3 millones de seres humanos.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.