“Tontería”, acusar a EU de proteccionista: Ross

Sus llamados reflejan lo que quizá sea uno de los principales temas en la reunión del FMI y el Banco Mundial de esta semana en Washington.
Wilbur Ross, secretario de Comercio de EU.
Wilbur Ross, secretario de Comercio de EU. (Olivier Soulier/EFE)

Washington

Las advertencias sobre el proteccionismo estadunidense que comunicaron Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional, y otros son “tonterías”, dijo el principal funcionario de comercio del gobierno de Trump en una nueva crítica a los grandes superávits comerciales de China, Europa y Japón.

Al hablar antes de la llegada a Washington de los funcionarios de las finanzas a escala mundial para las reuniones de esta semana del FMI y del Banco Mundial, el secretario de Comercio, Wilbur Ross, dijo que quienes acusan al gobierno de Trump de proteccionismo le disparan al blanco equivocado.

El inversionista multimillonario, a quien Trump dejó a cargo de la política comercial y con la tarea de reducir el déficit comercial de Estados Unidos, de 500 mil millones de dólares, dijo que las críticas veladas de Lagarde y otros defensores del multilateralismo sobre el aumento del proteccionismo claramente tuvieron como blanco la nueva administración.

“¡Eso es! ¡Eso es! Y la respuesta es muy simple: Somos los menos proteccionistas de las principales zonas. Somos mucho menos proteccionistas que Europa. Somos mucho menos proteccionistas que Japón. Y somos mucho menos proteccionistas que China”, dijo a Financial Times en una entrevista.

“También tenemos déficits comerciales con esos tres lugares. Así que hablan de libre comercio. Pero de hecho lo que practican es proteccionismo. Y cada vez que hacemos algo para defendernos, incluso contra las pequeñas obligaciones que tienen, le llaman proteccionismo. Son tonterías”.

Sus comentarios se producen en medio de las señales de que Trump comienza a adoptar un tono más moderado sobre el comercio, pues la semana pasada decidió no etiquetar a China como manipulador de su moneda a pesar de las amenazas durante la campaña de que lo haría. Algunos lo tomaron como evidencia de que los internacionalistas dentro de la Casa Blanca, como el ex ejecutivo de Goldman Sachs Gary Cohn, están ganando la dura pelea de las políticas contra los nacionalistas económicos.

Pero Ross, quien se encuentra en los dos bandos, insistió en que, a pesar de la aparente moderación, el gobierno de Trump aún pretende perseguir su agenda de “Estados Unidos primero”, mientras reestructura las relaciones comerciales mundiales de Washington. También dejó en claro que considera al sistema de Bretton Woods como parcialmente responsable de lo que considera el estado injusto de las cosas.

Acusó a Lagarde y a otros partidarios del sistema multilateral actual de “hacer lemas” para tratar de conservar un sistema que contribuyó a que el déficit comercial de Estados Unidos aumentara fuertemente desde los años 70.

“Nos gusta de esa manera. Así que no queremos que lo alteren. Eso es lo que realmente dicen cuando lo strip it away”, dijo. “Esa es la conclusión. Pero eso no es lo que ocurrirá. Nuestra tolerancia para continuar siendo el déficit que se come los superávits del resto del mundo, el presidente ya no tolera eso”.

Lagarde, Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, y otros intensificaron la defensa pública del multilateralismo desde la elección de Trump. En un discurso que pronunció la semana pasada, Lagarde instó a defender la “arquitectura económica y financiera mundial” mientras advirtió sobre la “espada de proteccionismo” que cuelga sobre la economía mundial.

Sus llamados reflejan lo que probablemente sea uno de los principales temas en las reuniones del FMI y el Banco Mundial de esta semana en Washington.

Trump y sus asesores han tratado de tranquilizar a sus aliados en reuniones como la de los ministros de finanzas del G20 en Alemania, al insistir que EU mantiene su compromiso con las instituciones internacionales. Pero el nuevo presidente designó a conservadores escépticos de las instituciones multilaterales para puestos claves, quienes han propuesto grandes recortes de EU para las Naciones Unidas, al igual que un recorte anual de 750 millones de dólares de las contribuciones al Banco Mundial y a los bancos regionales de desarrollo. Su gobierno también señaló que tiene planes para asumir un enfoque más escéptico hacia la Organización Mundial del Comercio, y sobre todo de su sistema de disputas.

La intervención se produce antes de que Ross y el vicepresidente, Mike Pence, visiten Japón para conversaciones que tienen el objetivo de convencer a Tokio de abrir negociaciones sobre un acuerdo comercial bilateral tras la salida de Estados Unidos del TPP. El viaje ocurre después del anuncio a principios de este mes de las negociaciones con Pekín para elaborar un plan para abordar el déficit comercial de EU con China. También se produce cuando Ross se prepara para lanzar la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte con Canadá y México.

Dijo que el “viaje de exploración” a Japón tiene el objetivo de ver si el primer ministro, Shinzo Abe, quien visitó EU en febrero, estaría de acuerdo en “seguir adelante” con un tratado bilateral. “La pregunta será si ellos están listos para considerar el concepto”, dijo.

Sigan a Shawn Donnan y Demetri Sevastopulo en Twitter: @sdonnan @dimi.