Eric Schmidt deja la presidencia de Alphabet

Fin a un inusual acuerdo de triunvirato de 17 años.
James Damore fue despedido por cuestionar la capacidad de sus compañeras
Schmidt le entregó el puesto de director ejecutivo a Larry Page, el cofundador de Google, hace siete años. (Reuters)

San Francisco

La decisión de Eric Schmidt de dejar su cargo como presidente ejecutivo de Alphabet, la matriz de Google, pone fin a un inusual acuerdo de triunvirato de 17 años que supervisó la creación de la compañía de internet más grande del mundo.

El ingeniero de 62 años dejará su cargo en la próxima junta de consejo en enero, pero seguirá siendo asesor técnico y continuará con un asiento en el consejo de administración, dijo Alphabet el jueves.

Schmidt le entregó el puesto de director ejecutivo a Larry Page, el cofundador de Google, hace siete años. Pero se mantuvo como el rostro público de Google y su matriz en todo el mundo manejando muchos problemas de política y lidiando con los reguladores y políticos, ya que la compañía se encuentra bajo un creciente escrutinio.

Su estrecha identificación con la fallida campaña presidencial de Hillary Clinton provocó una atención no deseada, ya que Google, junto con otras grandes empresas de tecnología, enfrentaron la presión política y regulatoria de Washington este año.

El periodo previo a la elección, cuando Clinton era la amplia favorita para ganar, el respaldo de Schmid se consideró como un movimiento astuto, continuando una relación que forjó con la Casa Blanca de Obama. También se le consideró como un posible punto para dejar el cargo como presidente de Google para iniciar una carrera política. Sin embargo, la arriesgada apuesta política fracasó después de que Donald Trump resultó electo.

Schmidt también estuvo en el centro de otra tormenta política este verano cuando un economista que cuestionó el creciente poder de mercado de la compañía fue despedido de la New America Foundation, una organización que recibió un importante respaldo, tanto de Google como de Schmidt de forma personal.

A pesar de las equivocaciones y los informes de crecientes tensiones en la alta dirección, algunas personas que trabajaron en estrecha colaboración tanto con Schmidt como con Page le restaron importancia a las sugerencia de que la posición de Schmidt estaba en duda. Dejar a Schmidt al frente de la firma en todo el mundo se ajusta al solitario Page, quien prefiere enfocarse en los asunto técnicos de largo plazo y tiene poca paciencia para la convivencia política.

Un portavoz de Google dijo que el movimiento de Schmidt se discutió durante más de un año, y que el papel de un presidente ejecutivo de tiempo completo ya no era necesario después de la creación del holding Alphabet en 2015.