16 semanas para innovar

 iLab es un laboratorio de ideas donde impulsan a jóvenes curiosos a desarrollar proyectos e implementarlos a través del emprendimiento y la tecnología.
Víctor Moctezuma/ Director General de iLab
Víctor Moctezuma/ Director General de iLab

Ciudad de México

Condensar el agua para comunidades marginadas, detectar siete enfermedades de transmisión sexual en el hombre y lograr un ahorro de hasta 200 mil pesos anuales para tratar pacientes con diálisis, son algunos de los proyectos creados en sólo 16 semanas por jóvenes emprendedores de la fábrica de innovación:iLab.

A diferencia de otras incubadoras, iLab impulsa el desarrollo de productos con conectividad que generan información, resuelven problemas y tienen un impacto social para mínimo 10 millones de personas.

“Si comparas la oferta de innovación que hay en México, la mayoría está basada en aplicaciones móviles, para nosotros, las apps son el complemento de las ideas, no el resultado final”, explica Víctor Moctezuma, Director General de iLab.

El proyecto inició hace 4 años como una iniciativa del Tecnológico de Massachusetts en MIT para detonar procesos creativos que terminen en empresas sustentables que impulsen la creación de tecnología hardware equiparable a la que hacen en Estados Unidos.

La tecnología implica un valor social que convierte a los emprendedores en agentes de cambio. Nosotros le pedimos a las universidades públicas y privadas que nos recomienden a los estudiantes más talentos, pues son ellos quienes acabarán creando esta innovación”.

TE RECOMENDAMOS: Diseño colectivo y sustentable

Las jornadas de trabajo en iLab son entre 12 y 16 horas diarias donde participan jóvenes de todo el país que aprenden y ejecutan procesos que eventualmente se consolidan en negocios.

“Gracias a los proyectos tan interesantes que desarrollan estos chicos hemos tenido atención de la prensa nacional e internacional y nos dimos a conocer en otros países; en iLab hemos tenido incluso aplicantes de Colombia y Puerto Rico”, comparte Víctor.

Cada persona es dueña de la patente y de la propiedad legal de las empresas que nacen en su laboratorio de ideas. Cada uno resuelve un problema distinto que tiene un impacto profundo en la sociedad y aporta una alternativa positiva para cada problema.

iLab está ubicado en Xalapa, Veracruz, con el fin de de generar y descentralizar los procesos de innovación fuera de las grandes ciudades de emprendimiento tecnológico: Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey.  

“Buscamos validar y apoyar a los jóvenes para que desarrollen sus ideas sin que tengan que estar en los principales centros económicos del país”, añade.

Hasta la fecha han graduado 14 generaciones, su convocatoria está abierta todo el año y a través de su página web y redes sociales ofrecen información sobre becas y financiamiento.

“La intención es que cualquiera que tenga la aptitud y motivación de ser emprendedor, considere primero ser innovador, porque si no tienes un diferenciador, estás copiando fórmulas que no te harán rentable”, finaliza Víctor.

REPL