Al rescate de una vieja tradición

Pamela tenía 20 años cuando ya estaba al frente de su primera barbería con la intención de rescatar la tradición y romper el tabú de que los hombres no necesitan cuidar su apariencia.
Pamela Tomás Obrador/The Barber’s Spa/La Logia Barberías
Pamela Tomás Obrador/The Barber’s Spa/La Logia Barberías

Ciudad de México

Pamela Tomás Obrador Galarza, joven de San Luis Potosí, desde niña imaginaba que no iba a trabajar para nadie más. Así que cuando tenía 19 años emprendió su propio negocio.

“No descubrió el hilo negro, asegura, rescató una vieja tradición que se había perdido y le dio un toque moderno”.

The Barber’s Spa empezó, hace ocho años en San Luis Potosí, como una barbería y peluquería con un spa, en un espacio pequeño”, asegura la emprendedora potosina, cuya familia siempre se ha dedicado al cuidado personal.

TE RECOMENDAMOS: Un tótem marcó su destino  

El negocio, en poco tiempo se fue extendiendo. Hoy tiene 57 franquicias y, hace un año se creó una nueva empresa: La Logia-Barbería.

“Peluquerías, barbería y tatuajes para un segmento de jóvenes menores de 30 años y que hoy cuenta con 7 franquicias”.

Cuenta Pamela que su mamá, quien es cosmetóloga, tiene un spa, y cuando lo visitaba en vacaciones, se percató de que ni los hombres, ni las mujeres, se sentían a gusto en ese espacio. Así que decidió crear un spa para hombres “con el gancho de los servicios de peluquería y barbería”.

Así, revivió la vieja costumbre que parecía perdida, dándole un toque moderno e innovador y rompiendo el tabú de que los hombres no necesitan cuidar su apariencia.  

The Barber’s spa, es una empresa familiar en la que la mamá y hermano de Pamela se encargan del tema de los productos: “de los que ellos mismos elaboran y otros que comercializan en la red de barberías. Su padre trabaja en las franquicias y ella hace un poco de todo”.

Comenta la inquieta emprendedora que hace 3 años se puso de moda la barba, pero que ella, con 8 años de experiencia y los productos exclusivos, llevaba mucha ventaja.

Fue hace 3 años también, cuando el INADEM “ofreció apoyos a los  compradores de las franquicias, que le dio la oportunidad de un  crecimiento de casi el 68% a  The Barber’s Spa”.

Pamela confiesa que su madre ha sido su pilar y el mejor ejemplo de que las mujeres pueden “pisar terrenos que se creen reservados para hombre, porque tienen potencial”.

No es fácil, pero ella lo ha logrado, hoy tiene las barberías número uno de México y desea llevarlas a Centro y Sudamérica, muy pronto. Por ahora, estuvo en Costa Rica y despertó mucho interés. 

Este año fue nominada al Premio Nacional del Emprendedor en la categoría de Mujer Emprendedora.

Parafraseando una vieja máxima, podríamos decir que Pamela es una mujer con “toda la barba para emprender”.  

REPL