Hacen el bien, para que les vaya bien

Trabajaron casi siete años fuera de México en la banca de inversión en fondos de capital de riesgo, actividad que los preparó para regresar al país e iniciar un negocio propio que ayudara a la gente.

Ciudad de México

 “Oftalmología Sala Uno es una red de clínicas que busca eliminar la ceguera innecesaria en México, es decir, atender a todas las personas que sólo necesitan un par de lentes, así como diagnosticar y atender a tiempo a quienes padecen de cataratas, glaucoma o retinopatía diabética” asegura Javier Okhuysen Urrutia quien, junto a su socio Carlos Orellana, es cofundador y directivo de esta empresa, “que además busca democratizar los servicios de oftalmología”.

“El modelo está basado en un alto volumen que ayuda a bajar los costos, además de que, mejora la calidad pues da experiencia a los doctores”. 

Los precios son accesibles, hasta un 40 por ciento más económicos que en otras instituciones privadas. Ofrece métodos de crédito para recibir tratamiento y pagarlo en varios meses. Por otra parte, Sala Uno realiza campañas comunitarias, mediante las cuales selecciona pacientes,  previo estudio económico del DIF,  para ofrecerles tratamiento con un costo subsidiado.

TE RECOMENDAMOS: Hacer del planeta un mejor lugar para vivir

Javier y Carlos, son buenos amigos y comparten los mismos valores. Para ellos todo comenzó cuando leyeron La fortuna de la base de la pirámide un  libroque habla sobre cómo “te puede ir bien haciendo el bien”, así también se inspiraron en un modelo que hay en la India, a donde viajaron para conocer todo lo necesario  y crear Sala Uno en México.

En agosto de 2011 abrió sus puertas el primer hospital; hoy operan 11 clínicas y un centro quirúrgico de 4 mil metros cuadrados en la colonia Juárez de la Ciudad de México. En esta unidad existe un centro para especialización en  cirugía de cataratas, retina y glaucoma.

Sala Uno atiende alrededor de 10 mil pacientes al mes y hace cerca de mil 500 procedimientos. Javier asegura que “el objetivo es llegar a los 75 mil procedimientos mensuales para el 2018”.

Sala Uno trabaja con Fundación Cinépolis, el Seguro Popular, con el gobierno federal y algunos estatales, así como con  instituciones descentralizadas de salud.

En el 2012  CNN-Expansión los distinguió como los emprendedores del año. En el 2014 recibieron el Premio Nacional del Emprendedor y en el 2015, el  Foro Económico Mundial, los llamó emprendedores del año en Latinoamérica.

Para Javier, la misión de Sala Uno es que le vaya bien, pero al mismo tiempo es  que le vaya bien a muchísima gente. Asegura que su sueño es que no haya nadie ciego innecesariamente en México y puedan disfrutar de la vida.

REPL

 “Oftalmología Sala Uno es una red de clínicas que busca eliminar la ceguera innecesariaen México, es decir, atender a todas las personas que sólo necesitan un par de lentes, asícomo diagnosticar y atender a tiempo a quienes padecen de cataratas, glaucoma o retinopatía diabética” asegura Javier Okuhysen Urrutia quien, junto asu socio Carlos Orellana, es cofundadory directivo de esta empresa, “que además busca democratizar los servicios deoftalmología”.

“El modelo está basado en un altovolumen que ayuda a bajar los costos, además de que, mejora la calidad pues da experienciaa los doctores”. 

Los precios son accesibles, hasta un 40 por ciento máseconómicos que en otras instituciones privadas. Ofrece métodos de créditopara recibir tratamiento y pagarlo en varios meses. Por otra parte, Sala Uno realiza campañas comunitarias,mediante las cuales selecciona pacientes,  previo estudio económico del DIF,  paraofrecerles tratamiento con un costo subsidiado.

TE RECOMENDAMOS: Hacerdel planeta un mejor lugar para vivir

Javier y Carlos, sonbuenos amigos y comparten los mismos valores. Para ellos todo comenzó cuandoleyeron La fortuna de la base de la pirámide un  libroquehabla sobre cómo “te puede ir bien haciendo el bien”, así también seinspiraron en un modelo que hay en laIndia, a donde viajaron para conocer todo lo necesario  y crear Sala Uno en México.

En agosto de 2011abrió sus puertas el primer hospital; hoy operan 11 clínicas y un centro quirúrgicode 4 mil metros cuadrados en la colonia Juárez de la Ciudad de México. En estaunidad existe un centro para especialización en cirugía de cataratas, retina y glaucoma.

Sala Uno atiende alrededor de10 mil pacientes al mes y hace cerca demil 500 procedimientos. Javier asegura que “el objetivo es llegar a los 75 mil procedimientos mensuales para el 2018”.

Sala Uno trabaja con Fundación Cinépolis, el Seguro Popular,con el gobierno federal y algunos estatales,así como con  institucionesdescentralizadas de salud.

En el 2012 CNN-Expansión los distinguió como los emprendedores del año. En el 2014recibieron el Premio Nacional del Emprendedor y en el 2015, el  Foro Económico Mundial, los llamóemprendedores del año en Latinoamérica.

 

Para Javier,  la misión de Sala Uno es que le vaya bien, peroal mismo tiempo es  que le vaya bien amuchísima gente. Asegura que su sueño es que no haya nadie ciego innecesariamenteen México y puedan disfrutar de la vida.