Recaudia, el sector olvidado

Plataforma que contribuye a potencializar el impacto social de las ONG's, con estrategias y herramientas de filantropía, marketing, comercio electrónico y business intelligence.
Benjamín y Hugo Castrejón González/Recaudia
Benjamín y Hugo Castrejón González/Recaudia

Ciudad de México

Recaudia es una herramienta tecnológica de captación, cultivación y retención de donantes que apoya a las Organizaciones No Gubernamentales y busca cambiar la experiencia del donativo, para qué deje de ser una transacción de redondeo o una monedita en un bote, asimismo propone transparentar estos fondos.

Es una la forma eficiente de captar donaciones individuales recurrentes y generar fondos mucho más seguros para la operación de las ONG´s, que aquellos generados por una gran empresa, que al retirarse condena a muerte a la ONG, afirman Benjamín y Hugo Castrejón González, hermanos y socios, de esta startups.

Así, Recaudia contribuye a potencializar el impacto social de las ONG's, con estrategias y herramientas de filantropía, marketing, comercio electrónico y business intelligence enfocadas a la procuración digital de fondos.

TE RECOMENDAMOS: Sanantia, el tratamiento oportuno

 La historia de Recaudia comenzó en 2015, cuando Benjamín tomó la decisión de  “volar sólo” y renunció a la empresa en donde trabajaba; curiosamente ese mismo día su mujer le anunció  que sería papá. Fue una motivación enorme, al día siguiente estaba cerrando su primera venta.

De esta manera, Recaudia empezó como una empresa de one man company, donde Benjamín trabajaba de tiempo completo.

El primer año se construyó la herramienta central, un software de control de ingresos de donantes masivos que, gracias a la confianza de las ONG´s, empezó a operar y fue recibiendo ajustes. Ha resultado un aprendizaje mutuo muy provechoso. Lo que sigue es masificar, esto es colocarlo, a un costo accesible. 

Por lo pronto han superado sus expectativas de crecimiento. En el primer año procesaron 42 millones de pesos, tuvieron 40 mil donantes y atendieron a 35 ONG´s. Actualmente trabajan 11 personas.

Hasta el momento, reconocen los hermanos Castrejón González,Recaudia ha hecho el negocio “como los abuelitos”, vendiendo lo suficiente para operar sin recibir ninguna inversión, aunque no descartan buscarla ahora para crecer.

Benjamín y Hugo recomienda a todos aquel que quiera emprender, hacerlo rápido, porque así tendrán la oportunidad de equivocarse y aprender.

“Si  tardan mucho en el diseño un producto o plan buscando la perfección puede resultar que al lanzarlo al mercado al usuario no le guste o no lo use. Hay que procurar equivocarse lo antes posible para aprender, corregir y ganar una mejor experiencia”.

REPL