El mejor sabor de boca

Nació en un pequeño pueblo en Sinaloa. Desde los 9 años tuvo inquietud por emprender. Vendía cosas, aplicaba ideas en agricultura o mecánica, a veces fracasó, pero nunca se rindió.
César Olguín Rivera/Proyecto Turístico Ruta Aventura
César Olguín Rivera/Proyecto Turístico Ruta Aventura

Ciudad de México

César Olguín Rivera nació en Suratato, pequeño pueblo escondido en la sierra de Sinaloa. Un sitio de “gran encanto, rodeado de paisajes naturales de enorme belleza”. César, comenta, que “a Suratato llegaban muchos turistas atraídos por su naturaleza y tranquilidad pero, faltaban guías turísticos que realmente los llevaran a lugares emblemáticos y así, se llevaran un buen sabor de boca”.

Fue entonces que César vio una oportunidad y se planteó el pequeño objetivo: ofrecer a los turistas visitas guiadas a los mejores lugares de Suratato. Fue hace un año, asegura este joven de sólo 18 años de edad, el 16 de septiembre de 2017 cuando, después del desfile y de haber participado en un  bailable de la escuela, se acercó a los turistas y ofreció sus servicios para que conocieran Suratato”.

De esta aventura sólo obtuvo 50 pesos, mismos que invirtió en una cartulina y dos listones para colgarla de los hombros y empezar a promocionar sus servicios, a bordo de su único bien, una moto.

“Ese fue el inicio, ganaba poco y, ese poco, lo ahorró para más tarde comprar un vehículo. Consiguió una camioneta para transportar ganado, algo muy rústico pero que gustaba a los turistas, era divertido”.

TE RECOMENDAMOS: Manantial de pixeles

Luego, con la ayuda de su padre, compró la “araña”, una camioneta más cómoda. Pronto apareció la competencia y hubo de pensar en un proyecto más ambicioso. “Un mirador, para disfrutar de la sierra, con cabañas para pasar la noche”. Así, empezó la tarea para buscar financiamiento. Preguntando aquí y allá, César llegó a la Secretaria de Economía Estatal y atendió una convocatoria. Ganó el segundo lugar del premio REI que otorga la Red de Incubadoras Estatal y en el que participa INADEM.

Encontró la oportunidad ideal: una incubación en la Universidad Autónoma de Sinaloa y el crédito joven para impulsar su negocio.

Por ahora está terminando la incubación “para hacer del proyecto del mirador, una realidad. Además de crear una agencia de viajes para apoyar sus ventas”. El inquieto emprendedor, espera recibir muy pronto un financiamiento del INADEM y lo destinará a “echar a andar la agencia de viajes que ya tiene nombre: Ruta Aventura. En breve, afirma, espera lanzar un paquete publicitario: volantes, facebook, lonas”.

Hoy, César certifica su negocio. Su idea, “es avanzar, regionalizar su agencia y en el futuro, nacionalizarla para que, todo aquél que visite Suratato, se lleve el mejor sabor de boca”.

 

REPL