Instafit, emprender una rutina sana

Aprovechando el enorme mercado que ofrece internet, a dos jóvenes emprendedores se les ocurrió la idea de “construir un gimnasio para llevar, un servicio de rutinas de ejercicios personalizados. 
Oswaldo Trava/Instafit
Oswaldo Trava/Instafit (Milenio Digital)

Ciudad de México

Aprovechando el enorme mercado que ofrece internet, a dos jóvenes emprendedores se les ocurrió la idea de “construir un gimnasio para llevar”… un servicio en línea que ofrece, día a día, rutinas de ejercicios físicos personalizados

Según la OMS, uno de cada dos mexicanos padece sobrepeso. El dato, hizo que Oswaldo Trava pensara en la manera de motivar a los mexicanos para que lleven una vida basada en la actividad física y en una alimentación sana.

Aprovechando las ventajas y el enorme mercado que ofrece el internet, a este joven emprendedor se le ocurrió “un gimnasio para llevar”.

InstaFit, es un servicio en línea que, por una cuota diaria, ofrece a los usuarios una rutina personalizada de ejercicios físicos y servicios de nutrición, para practicar en el lugar donde se encuentren.

TE RECOMENDAMOS: Emprender con responsabilidad

Con este servicio, los suscritos ahorran tiempo y dinero, al no tener que trasladarse a un gimnasio, comprar equipo costoso, ropa y, mucho menos, desembolsar una cuota mensual.

En 2008, Oswaldo Trava Albarrán obtuvo su maestría en administración de negocios en la Universidad de Standford. Trabajó un tiempo en Estados Unidos, pero la crisis financiera y el desempleo le dieron la oportunidad de descubrir su espíritu emprendedor. Oswaldo se  concentró en crear una empresa propia.

Regresó a México y diseñó un sitio en internet para compra-venta de artículos de segunda mano con el que tuvo mucho éxito. Sin embargo, Oswaldo quería emprender una nueva empresa y compartir su pasión por el ejercicio y la vida saludable. Así nació la idea de un gimnasio por internet.

Junto con su socio, Georg Stockinger, investigó las opciones en el mercado. Descubrió que el concepto existía en otros países, pero no en México, ni en Latinoamérica.

Con una inversión mucho menor que la de un gimnasio, lanzaron en noviembre de 2013 la primera versión de InstaFit. Un año después llegaron a Colombia, Bolivia y Estados Unidos.

Para aumentar la cartera de clientes, InstaFit se apoya en “embajadores de la marca”: figuras famosas que motivan, con su ejemplo. Además realiza campañas en redes sociales para que los clientes registren avances y compartan experiencias.

Gracias a diversos a Angel Investors y capital emprendedor InstaFit sigue creciendo con nuevos programas, líneas de negocios y, Oswaldo confía en llegar a otros países de Sudamérica.

REPL