Manantial de pixeles

Contar historia es muy importante porque, al hacerlo, se crea comunidad y se transfiere conocimiento “el futuro de México depende de las historias que nos contemos y el área de oportunidad es enorme”.
José Iñesta Ocampo/Pixelatl
José Iñesta Ocampo/Pixelatl

Ciudad de México

José Iñesta es uno de los fundadores de Pixelatl, una asociación sin fines de lucro que promueve la creación y promoción de narrativas multimedia para impulsar el talento mexicano.

Crea y gestiona estrategias de formación y vinculación internacional para creadores mexicanos y con ello, busca consolidar una comunidad creativa con un espíritu de colaboración. Para esto último, creó la incubadora de empresas Animotora, que opera desde hace dos años y ha incubado a 20 empresas “que ya están dando de qué hablar”.

Por otra parte, cada año realiza el BootCamp Ideatoon en donde creadores seleccionados reciben apoyo para hacer de sus proyectos, productos que puedan venderse internacionalmente.

La palabra Pixelatl, comparte José, viene de pixel, unidad multimedia y atl agua o manantial, en náhuatl. Y este “manantial de pixeles empezó en 2011,  por la voluntad de un grupo de locos” con carreras y orígenes diversos, trabajando en comunidades indígenas y creando un festival, en 2012.

TE RECOMENDAMOS: En la palma de tu mano

Habían llegado a la conclusión de que “México no tenía contenidos propios que lo reconciliaran con su cultura”.

Para José es muy importante contar historias “al hacerlo se genera comunidad y se transfiere conocimiento”, por eso Pixelatl pone énfasis en la parte narrativa. Un ejemplo reciente de esto es el pequeño libro “El día en que todo se movió, realizado en sólo una semana, para explicar a los niños lo que estaba pasando después del temblor del 19 de septiembre pasado y en el que participaron más de 30 personas.

José Iñesta es Ingeniero en computación, tiene estudios en desarrollo humano y psicología infantil y de pareja. Trabajó seis años en Estados Unidos y regresó a México, para colaborar en diversas fundaciones. Más tarde, llegó a la conclusión de que la industria audiovisual - cine, televisión, videojuegos, comics-  era su camino. “¿Un estudio de animación? Había muchos ¿Capacitación? Las  Universidades tienen carreras al respecto.

Fue entonces que surgió la idea de organizar un evento que reuniera el talento mexicano y hacerlo internacional. El primer festival se realizó en la Ciudad de México, luego se trasladó a la ciudad de Cuernavaca, donde ya se han realizado cinco emisiones más.

El evento ha sido considerado como uno de los más famosos y jóvenes del mundo, por Animation Magazine.

Por otra parte, José confiesa con humor, que “Pixelatl no ha recibido ningún premio, ya que no ha tendido tiempo para aplicar”.

Para José, México puede convertirse en la entrada al gran mercado latinoamericano y de latinos en Estados Unidos. 

Confiesa que hasta ahora el éxito de Pixelatl no se refleja en dinero, pero sí en crecimiento de una comunidad, gente reunida en espacios, en lugares comunes y, con esto, México ha empezado a alzar la voz en los grandes festivales internacionales.

REPL