Al rescate del Smartphone

Reparar un Smartphone dañado, conseguir un modelo especial 50% más barato que en el mercado libre, obtener un descuento en la compra de uno a cambio del usado con garantía de calidad,  es posible.
Leonardo  Miron (Rescata)
Leonardo Miron (Rescata)

Ciudad de México

Rescata es una plataforma on line que ofrece la compra, reparación y venta de equipos telefónicos móviles. “La idea es ser el segundo punto de contacto para el consumidor después de las grandes telefónicas, para acceder a un teléfono seminuevo”,  asegura Leonardo  Miron, cofundador de esta startup, al lado de Agustín Sayer.

Mientras que Agustín, originario de Nueva York, tenía experiencia en el mundo financiero y tecnológico, Leonardo, de origen francés, quien vive desde hace cinco años en México, tenía experiencia con anterioridad en la creación de startups. Juntos  decidieron incursionar en el mundo del hardware y reparar, reciclar y vender algo muy preciado por los jóvenes de hoy, teléfonos móviles.

“En México -asegura Leonardo- no hay opciones claras para reparar un Smartphone, ni garantías para comprar uno seminuevo”.  Él mismo vivió la experiencia cuando se le rompió la pantalla de su teléfono y compró uno por internet, sólo para advertir que “no hay estándares de calidad establecidos, ni de logística.”

TE RECOMENDAMOS: Amigas de tu piel

Rescata empezó con la reparación solamente. Pero en poco tiempo se complementó con la compra y venta de equipos. Cuenta con 22 módulos en Centros comerciales de cinco ciudades del país.

Tiene 70 empleados y crece de 3 a 5 puntos por mes. Las reparaciones, en general, se llevan a cabo en poco tiempo, lo que lleva “una entrada al cine o el ir a comer, si no se puede reparar se le ofrece uno”, comenta Leonardo”. Por ahora están probando un  servicio a domicilio, que se solicita por internet.

Rescata ha recibido inversiones estratégicas mexicanas y capital del fondo de inversión del Grupo Imagen. Para Leonardo el ecosistema emprendedor de México ha crecido mucho en los últimos tres años, no sólo en cuestión de fondos de inversión e incubadoras, sino también en cuanto a número de empresas prometedoras. Sin embargo, considera que hace falta una cultura de “adquisición de las startups que empiezan, de parte de los corporativos y startups con más éxito. Esto, se ha comprobado en otros países, enriquece a todo el ecosistema”.

REPL