Innovación mexicana que salva vidas

Unima propone una manera sencilla y económica para diagnosticar enfermedades en tan sólo 15 minutos. 
José Luis Nuño/Unima
José Luis Nuño/Unima

Ciudad de México

En el mundo hay 3 mil millones de personas que no tienen servicios médicos o incluso electricidad. Su ubicación es tan remota que diagnosticar una enfermedad a través de un laboratorio tradicional sería casi imposible y los resultados demorarían mucho tiempo.

José Luis Nuño es el fundador de Unima, un dispositivo de papel donde colocas una muestra de sangre, esperas 10 minutos y en lugar de analizarla en un hospital, le tomas una foto desde una app de smartphone y en sólo cinco segundos evalúa si el paciente tiene tuberculosis, VIH, malaria o influenza.

“Esta aplicación es para cualquiera que pueda sacarse sangre de un dedo. No necesitas saber leer y la prueba cuesta un dólar. Es una manera sencilla y muy económica de diagnosticar enfermedades en países en vías de desarrollo”, explica el fundador.

José Luis es ingeniero químico con estudios de posgrado en biotecnología y junto a Laura Mendoza, Alejandro y Rodrigo Nuño fundaron una empresa de tecnología de diagnóstico rápido y de bajo costo para personas que viven con recursos muy limitados.

TE RECOMENDAMOS: Formando Emprendedores

Unima es su segunda startup y aunque son familia, no trabajan como una empresa familiar, sino como una empresa de ciencia.

Elegimos tratar de solucionar un problema de salud global porque es un reto muy grande, y una forma de desarrollarnos intelectualmente, que no habríamos logrado en ninguna empresa establecida”, expresa.

La creación de innovación y tecnología en la industria de la salud implica tiempo y dinero; la idea de Unima surgió hace 6 años, desarrollar el producto les tomó 4 y apenas este año llevarán los primeros productos al mercado.

Ya tenemos inversionistas y un grupo de asesores y mentores que nos están ayudando a que sea un éxito, esto empezará a crecer mucho en los siguientes meses”, señala.

La empresa está en Guadalajara, pero su mercado importante está en el centro y norte de Sudamérica, en el sureste asiático y África. El siguiente paso después de México, es el continente africano. “Ya estamos trabajando con usuarios internacionales para llevarlo a Kenia”, señala.

José Luis se siente afortunado de emprender en Guadalajara, pues esta ciudad se ha caracterizado en los últimos años por tener un pull de talento importante que ha surgido de la industria del software.

En Guadalajara han nacido propuestas de tecnología muy interesantes que están tratando de resolver problemas de la humanidad. Es un momento muy emocionante, la ciudad podría considerarse un Silicon Valley por el potencial que hay para crear nuevas startups y soluciones”.

José Luis afirma que lo más importante para innovar es retarse todos los días y unir otras ingenierías como la nanotecnología, biotecnología y robótica para crear soluciones que ayuden al sector salud de manera importante.

“Para mi emprender es algo que se aprende todos los días, es prueba y error; lo más importante es tomar el riesgo. El aprendizaje es lo que te hace ser exitoso”, finaliza el emprendedor.

REPL