México en una taza de café

Vía Corta ha logrado representar dignamente al campo de Puebla y poniendo en alto en nombre de México como productor de café de altura.
Javier Cruz/Vía Corta
Javier Cruz/Vía Corta

Ciudad de México

Para Javier Cruz “el mejor café del mundo es el que te gusta”, por eso este joven productor, busca compartir toda una experiencia en una taza de café, a través de la empresa Vía Corta: el largo y laborioso camino entre  productor y barista… entre el campo y consumidor.

En México hay muchas zonas aptas para producir café sin embargo, son pocos los microclimas cuyas condiciones pueden competir con los mejores del mundo. Uno de estos microclimas está en Totutla, en la sierra norte de Puebla. Precisamente ahí, en la finca San Martín Cohuapan, inicia la experiencia de Vía Corta. El lugar donde, por más de cien años, la forma de vida de cuatro generaciones ha sido producir el mejor café.

Desde hace cinco años Javier y su primo Gonzalo Cortés Campos, buscan darle una cara moderna  a la antigua empresa familiar, buscando nuevos horizontes, asistiendo a ferias internacionales, logrando representar dignamente al campo de Puebla y poniendo en alto en nombre de México como productor de café de altura.

TE RECOMENDAMOS: Revivir la tradición

Así, el café de Vía Corta ha estado en SIAL (Paris, Francia), en dos ocasiones en Madrid Fusión (España) en Foodex, Japan (Tokio, Japón) y en la Convención del Café en el Hotel Tokio New Otani (Tokio, Japón).

Asimismo, durante los últimos cinco años ha estado presente en el Hotel Ritz de Madrid. Recuerda Javier que en una ocasión, estando en Japón, una persona le dijo, después de probar el café: “esto es México” y sintió emoción y orgullo, porque realmente en México se produce excelente café y los mexicanos tenemos que apreciarlo más.  

Javier Cruz estudió Diseño Gráfico, pero hoy se dedica de lleno a Vía Corta.

La vía para promover la empresa no ha sido “principalmente de boca en boca, participando en ferias gastronómicas, relacionándose con restaurantes, hablando con los chef y convenciéndoles de que el café es la cereza del pastel para conseguir una verdadera experiencia gastronómica”.

Hoy, Vía Corta cuentan con 30 grandes clientes. Además están elaborando un libro que es un compendio en homenaje al arte mexicano, “cien años, cien formas de saborear una inspiradora taza de café”. En este libro participan relevantes artistas mexicanos  de diversas disciplinas. 

No queremos ser los mejores, asegura Javier, pero si exigirnos al máximo.

REPL