Logística digitalizada para un mercado en crecimiento

Empleando el modelo de comercio compartido, iVoy ha desarrollado un veloz sistema de mensajería operativo en tres ciudades de México. 
Álvaro de Juan, Director General de iVoy
Álvaro de Juan, Director General de iVoy

Ciudad de México

iVoy es una empresa de mensajería digital, que a diferencia de otras compañías semejantes, “es una empresa que pone en contacto a clientes, que tienen que enviar algo urgente, con mensajeros independientes, que van a recolectar y entregar tu envío en tu ciudad, en menos de 90 minutos”, afirma Álvaro de Juan, Director General, quien fundó esta empresa en 2011 junto con cuatro socios más.

En un momento en que las necesidades de enviar paquetes comenzó a aumentar con el crecimiento del comercio electrónico y del servicio de entrega de alimentos de los restaurantes por internet, iVoy apareció como una alternativa a los servicios de mensajería utilizando el ejemplo del comercio compartido o uberización.

En 2014, pasó de ser un centro telefónico de atención a una plataforma web y una aplicación con versión en IOS y Android. Al día de hoy cuenta con 120 empleados y más de 600 mensajeros que pueden ser geolocalizados. Dentro de este modelo, la empresa incorpora mensajeros independientes dentro de su equipo, pero sin convertirlos en empleados.

Recientemente la empresa ganó la convocatoria de Alto impacto de INADEM, la cual  les ha permitido desarrollar y mejorar su tecnología, además de invertir en marketing para darse a conocer.

TE RECOMENDAMOS: Calidad para llegar al mercado 

Aunque han conseguido crecer en poco tiempo y a la fecha han logrado atraer a más de 17 mil clientes, Álvaro considera que dentro del mercado, todavía representan una compañía pequeña.

Por lo pronto presta sus servicios en Guadalajara, Monterrey y la Ciudad de México, no sólo a pequeños clientes sino también a grandes empresas. Para continuar creciendo, la estrategia de iVoy consiste en reforzar su presencia en estas tres ciudades y ofrecer un servicio más completo con la diversificación de los vehículos de entrega, no solo bicicletas y motocicletas sino también camionetas. Tal vez en un futuro, el modelo podrá ser exportado a otros países “pero México es tan grande que todavía nos queda para rato”.   
Crear una empresa no es fácil, para Álvaro se requieren tres cosas: “en primer lugar talento y rodearte del mejor equipo que puedas; luego invertir en tecnología y en personas, por supuesto; y luego mucha actitud y muchas ganas porque todos los días te batean y seguir para adelante, no siempre es tan sencillo”.
Álvaro de Juan, de origen español, sabe que México es un país enorme con grandes oportunidades para generar nuevas empresas como es el caso de iVoy.

 “Yo creo que ahora mismo México es el hot-spot de Latinoamérica, un polo de atracción que necesita un extraordinario plan de logística”.

“El ecosistema de las empresas en México está en desarrollo, todavía es pequeño, pero la participación del INADEM y de los fondos de inversión, le ha permitido al mercado nacional crecer mucho en los últimos años y ofrecer una atractiva coyuntura para crear proyectos innovadores” afirma Álvaro.

Para él, la experiencia como emprendedor fuera de su país ha sido muy buena, “solo tengo palabras buenas para México”.

REPL