Azul rey purépecha

Se conocieron  durante el reto emprendedor que organiza el Tecnológico de Monterrey, Campus Morelia, en Michoacán, trabajaron juntos y, en tres días lograron posicionar su modelo de negocio. 
Jorge Javier Solórzano / Víctor Ángel Hernández/Uapasï
Jorge Javier Solórzano / Víctor Ángel Hernández/Uapasï

Ciudad de México

Uapasï quiere decir azul rey en purépecha y ese fue el color de los primeros  huaraches que aparecieron en la red para apoyar el proyecto estudiantil que, Jorge Solórzano Sánchez, Víctor Hernández Villeda y Anely García Barajas, realizaron  en 2015, con “la idea de ayudar a los artesanos de Sahuayo, un pequeño poblado de Michoacán, quienes elaboran a mano originales y bellos huaraches en  piel”,  comenta Víctor, estudiante de mercadotecnia.

Víctor es oriundo de Sahuayo y detectó la oportunidad de “reactivar una actividad artesanal típica, ayudando a la economía familiar de estos artesanos, quienes estaban atravesando una etapa muy difícil para vender su producto, pues el turismo, el mejor de sus clientes, se había alejado de la zona”.

Los tres estudiantes del Tecnológico de Monterrey, Campus Morelia, no se conocían, hasta que participaron en el “reto Emprendedor 2015, que organiza esta casa de estudios.

“Quedaron juntos en uno de los grupo aleatorios que se conforman para presentar y consolidar  un modelo de negocio, en una semana”, comenta Jorge, quien estudia finanzas.

En este evento, participan los alumnos de primer ingreso. A quienes les dan un capital semilla de 2 mil pesos para desarrollar una empresa.

TE RECOMENDAMOS: Rebanada que crece

Ellos lograron posicionar y consolidar su modelo de negocio, en tres días, a través de un e-commerce y por redes sociales, al aliarse con Paulina López, bloguera que tiene alrededor de dos millones de seguidores en su sito Oh my Dior.

Paulina los ayudó a cambio de un par de huaraches que le encantaron”, comparte Víctor con una sonrisa cómplice.

“Al siguiente día de la publicación, tenían 300 pedidos y eso los tomó por sorpresa, pues aún no había huaraches. Lo resolvieron con la promesa de enviar los huaraches en dos meses”.

Esa semana vendieron 20 mil pesos y, por supuesto obtuvieron el primer lugar del reto emprendedor, luego vendría un  premio estatal y otro nacional. Recuerda Jorge que “al principio los otros grupos se burlaban de que iban a vender huaraches pero callaron cuando vieron el potencial”.

Actualmente Uapasï trabaja con 6 talleres de artesanos, en donde han logrado una buena organización y funcionamiento,  quienes, en 2016,  ganaron el Récord Guinness al  huarache más grande del  mundo.  Las ventas se realizan por facebook y tienen una tienda física en Morelia. Por  ahora van paso a paso, consolidándose  para llegar a tener tiendas en las principales ciudades del  país y desarrollando un sitio donde el consumidor podrá personalizar el producto. En un futuro próximo esperan exportar.

Tres jóvenes michoacanos lograron “darle un lugar a las artesanías de su estado”  pintándolo con azul rey purépecha.

 

REPL