Un negocio pensado en los millennials

Shopika es una plataforma digital donde la gente puede jugar, comprar y ganar dinero.
Guillermo Álvarez Híjar/Shopika
Guillermo Álvarez Híjar/Shopika

Ciudad de México

En la era de los millennials los negocios tienen que estar relacionados con la tecnología. Así lo pensó Guillermo Álvarez Híjar quien creó Shopika, una plataforma digital donde la gente puede jugar, comprar y ganar dinero.

Lo que busca Shopika es que la gente juegue, compre y comparta con sus amigos y familiares mediante las redes sociales. Al hacer que esos contactos también jueguen y compren el usuario obtiene beneficios que se traducen en dinero virtual que sirve para seguir comprando.

Los productos que se ofrecen son ropa para dama, decoración del hogar, joyería, accesorios, entre otros, y sólo se obtienen en la tienda online.

Guillermo tuvo esta idea luego de intentar en un inicio crear una empresa multinivel, pero se dio cuenta que éstas estaban siendo rebasadas por la realidad, ya que actualmente los negocios ya no se hacen con llamadas telefónicas. Su hija adolescente se lo hizo ver indirectamente, cuando la observaba pegada todo el tiempo al celular y cuando en una ocasión ella le comentó que “los chicos de hoy ya no hacen llamadas por teléfono”.

TE RECOMENDAMOS: Notificación automática

“Me llegó la idea como de Eureka”, comenta Guillermo, quien entonces pensó en crear una app que vinculara la diversión con las ventas, y que permitiera crear comunidad para poder viralizar el sistema.

Hace aproximadamente un año y medio Guillermo comenzó la creación de Shopika pero ha tenido que sortear varios obstáculos. Uno de ellos fue el dinero, pues si bien comenzó con recursos propios también buscó un inversionista quien al final decidió no apoyar el proyecto. Así que buscó otro tipo de apoyo y recurrió a una plataforma de crowfunding mediante la cual pudo conseguir el capital suficiente para iniciar operaciones.

Hoy tiene en mente competir en Silicon Valley, en Estados Unidos. “Queremos ser el primer unicornio mexicano, laempresa que vende más de millones de dólares”, afirma emocionado.

Guillermo no es nuevo en el mundo del emprendimiento. Hace 16 años dejó su empleo para iniciar una empresa de importación de productos de belleza que vendía a los distribuidores, pero luego se dio cuenta que éste ya era un modelo gastado, y creó otra empresa, Beauty Van, que lleva productos de belleza a las estéticas en camionetas.

“Por accidente me convertí en dueño de mi empresa y descubrí mi verdadera vocación que es el emprendimiento”, afirma.

REPL