Espacio áureo para emprender

ESTUDIO 1.61 es el nombre de la empresa que Héctor Manuel Martínez y Hugo Javier, crearon para realizar productos de un concreto muy especial.
Héctor Manuel Martínez/Estudio 1.61
Héctor Manuel Martínez/Estudio 1.61

Ciudad de México

Los matemáticos lo llaman el número de oro, el espacio áureo representado por el número irracional 1.61, proporción que rige la naturaleza y sirve, desde hace siglos, como hilo conductor estético en el arte y la arquitectura. ESTUDIO 1.61 es el nombre de la empresa que Héctor Manuel Martínez y Hugo Javier, crearon para realizar productos de un concreto muy especial, cuya fórmula es de uno de los socios.

Aunque estudió la carrera de ingeniería civil Héctor es un apasionado del diseño y más del concreto. Desde la escuela, recuerda que siempre estaba pendiente del tema y empezó a producir su propia fórmula en casa. Terminó la carrera y trabajó un año para ahorrar y poner su pequeño taller, con el respaldo y paciencia de sus padres.

“Deben quererlo mucho”, pues las resinas con las que trabajaba Héctor despiden un pésimo olor.

TE RECOMENDAMOS: Aprender con rapidez y profundidad

En su pequeño e improvisado taller empezó a hacer cortes láser, macetas, dijes y anillos, para probar la resistencia de su fórmula. Empezó a venderlos. No lo hizo tan en grande,  pero le daba para seguir invirtiendo en sus investigaciones.

Se acercó a la incubadora de la UNAM y ellos encontraron algo innovador en su proyecto y lo impulsaron por la parte del concreto, no por el corte láser. Él mismo no se había dado cuenta de la parte importante del proyecto.

En la expo Pymes 2015 conoció al diseñador industrial Hugo Javier, cuyo trabajo utiliza el patrón áureo. Celosías, plafones, pisos repetían el patrón de las membranas nodales. Apasionados por el tema, decidieron unirse para crear en 2016 ESTUDIO 1.61.

Para esos dos emprendedores lo más importante es hacer lo que les gusta. Hubo gente que intentó desalentarlos,  pero encontraron en concursos y en incubadoras, la ayuda necesaria para continuar con sus ideas. Eso es primordial, sobre todo “cuando empiezas y no ganas dinero”.

La sociedad de estos dos jóvenes ha sido vital porque los dos trabajan y tienen los mismos principios y el mismo espacio áureo.

REPL