Cimentada por la pasión

Empezaron como un “home work” producían sólo 20 litros pero decidieron emprender el negocio porque a la gente le gustaba el producto; aún está en crecimiento pero ya han ganado menciones en concursos.
Horacio Bueno Morales/Cervecería Seis Hileras
Horacio Bueno Morales/Cervecería Seis Hileras

Ciudad de México

Cervecería Seis Hileras, está inspirada en tiempos pasados, donde se buscaba la calidad en los insumos y procesos, y está cimentada en la pasión de tres hermanos por la buena cerveza, quienes han logrado desarrollarla, con la  genialidad de lo sencillo pero, con una enorme calidad”, así se define esta cervecería mexicana independiente.

Horacio Bueno Morales, uno de los tres hermanos y socios de Cervecería Seis Hileras, platica que, como muchos emprendedores de esta industria, empezó haciendo cerveza en la cocina y con las ollas de su mamá, usando una hielera y grandes garrafones de agua como fermentadores.

Eso ocurría en 2010, mientras Horacio estudiaba la carrera de Ingeniería Industrial. Se graduó un año después, y en 2012 decidió formalizar su “home work” pues se dio cuenta que la cerveza que producía tenía fans, además la cerveza Seis Hileras Porter ganó mención honorífica en la competencia amateur de Cerveza México.

TE RECOMENDAMOS: Niveles y sueños por alcanzar 

Horacio tenía algún dinero ahorrado, compró ollas y, él con su hermano Adrián, quien también  es ingeniero industrial, diseñaron e hicieron el equipo, “o sea 100 por ciento artesanal”, afirma orgulloso Horacio.

Iniciar fue difícil, pidieron un préstamo al banco para comprar maquinaria, acondicionar un lugar, desarrollar la marca y las recetas y cumplir con todos los registros legales de registro. Los primeros lotes fueron de 100 litros, que vendían a pequeños bares de la zona.

“Poco a poco fue tomando fuerza y la planta se quedó chica”, se acercaron a maquilar en Beer Factory, para saltar a mil 100 litros. Les entregaba la cerveza en barril y Horacio, sus hermanos y hasta su mamá”, embotellaban y etiquetaban a mano”.

En junio de 2015 compraron un fermentador de 6 mil litros, que se instaló en la cervecería Colima, de donde la cerveza salía lista para venderse.

Cervecería Seis Hileras es socio de Tasting Room, en la Ciudad de México, un bar de culto donde se reúnen los apasionados de la cerveza artesanal y se ofrecen una gran variedad de marcas nacionales y extranjeras. No se realizan catas pero el equipo es conocedor y siempre hay un cervecero. Varias cervezas extranjeras han lanzado sus productos ahí.

Hoy, Cervecería Seis Hileras, ha logrado crecer de 300 litros a 3 mil 500, ampliar el número de sus clientes, así como la geografía de su distribución a diversos estados del país y, trabaja por una cultura de la cerveza independiente a través de la sociedad con Tasting Room. Horacio está satisfecho con estos logros, pero sabe que hay que seguir trabajando para crecer un poco más.

REPL