“Reorganización, para llevar a Tesla al futuro”

Trata de dar una apariencia más ordenada a una serie de salidas que llevó a los críticos a afirmar que había agitación en los altos niveles de dirección de la compañía.
El también director ejecutivo.
El también director ejecutivo. (Brendan McDermid)

San Francisco

Elon Musk dijo el lunes que está trabajando en la reorganización de la dirección de Tesla, algo que le da una apariencia más ordenada a una serie de salidas que llevó a los críticos a afirmar que había agitación en los altos niveles de dirección de la compañía.

En un breve correo electrónico al personal, el director ejecutivo de la compañía de automóviles eléctricos dijo que “llevaba a cabo una reorganización exhaustiva para preparar a la compañía para el futuro.

“Como parte de la reorganización aplanamos la estructura de dirección para mejorar la comunicación, combinamos funciones donde hay actividades sensibles y recortamos las actividades que no son esenciales para el éxito de nuestra misión”, escribió.

El mensaje de Musk se produjo después de que se dio a conocer la noticia de que Doug Field, vicepresidente senior de ingeniería, dejó su cargo, en un momento crítico para la compañía, ya que se apresura a alcanzar un nuevo objetivo de fabricación para finales de junio. La compañía trata de elevar la producción semanal de su Model 3 a 5 mil unidades, para un aumento de aproximadamente 150 por ciento en comparación con el nivel que logró en marzo.

Tesla dijo que Field “se tomó un tiempo libre para recargarse y pasar tiempo con su familia”. Aunque insistió en que el ejecutivo, ex director de la fabricación del hardware Macintosh, de Apple, “no salió” de la compañía, Tesla no dio ninguna señal sobre en qué momento regresará o si va a tener el mismo trabajo después de la reorganización de la dirección.

Incluso antes de la ausencia de Field, Musk ya se había echado al hombro los problemas del Model 3 de Tesla, en un intento por llevar a la compañía a través de lo que describió como “un infierno de producción”. Tomó la responsabilidad de la producción que tenía Field a principios de este año.

Sin embargo, la propia falta de experiencia de Musk en la producción de automóviles por volumen contribuyó a que aumentaran los problemas en la producción del Model 3. Tuvo que admitir a principios de este año que Tesla automatizó demasiadas cosas de su línea de producción, lo que hacía más difícil adaptarse cuando se intentaba eliminar los cuellos de botella y lo obligó a dar marcha atrás y agregar más operaciones manuales.

Field era uno de los cinco principales ejecutivos de la compañía a comienzos de este año. Otro, Jon McNeill, presidente de ventas y servicios globales, salió en febrero. Otras salidas recientes incluyen la de Matthew Schwall, el principal contacto técnico de la compañía con los reguladores de seguridad, quien este mes dejó la empresa para unirse a su rival Waymo, en medio de una serie de investigaciones federales sobre accidentes que involucran a los vehículos de Tesla.

Hace dos semanas Musk dijo a los analistas que planeaba “una reorganización para reestructurar a la compañía”, sin dar detalles ni mencionar el cambio de la dirección.

Las señales de agitación de la dirección cuando Tesla trata de resolver sus problemas de producción animaron al ejército de críticos de Wall Street en las últimas semanas. Los vendedores en corto realizaron la venta de cerca de 12 mil millones de dólares de acciones de la compañía a finales de abril, lo que la convierte en uno de los títulos más cargados a una venta en corto.

Eso aumentó las tensiones entre Musk y los inversionistas y llevó a que los ejecutivos de la compañía se mostraran cada vez más a la defensiva y en conflicto.

El propio Field intentó utilizar el creciente ejército de vendedores en corto para inspirar a los trabajadores de Tesla a alcanzar sus ambiciosos objetivos de producción. “Esto lo encuentro personalmente insultante, y ustedes también deberían sentirlo así”, dijo. “Hagamos que se arrepientan de apostar contra nosotros. Le van a demostrar a un grupo de amargados que están equivocados”.

Musk también intensificó sus críticas contra los vendedores en corto y otros críticos en Wall Street. En una conferencia telefónica con analistas a principios de este mes, interrumpió a dos personas que hacían preguntas y se quejó de las “preguntas absurdas”. Más tarde recurrió a Twitter para justificar el comportamiento errático, y afirmó que los analistas tenían una “tesis en corto” sobre las acciones de su compañía, y prometió la “quema del siglo de los vendedores en corto” cuando Tesla finalmente alcance sus objetivos del Model 3.