• Regístrate
Estás leyendo: El cambio comercial que viene
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 18:47 Hoy

El cambio comercial que viene

La robótica y la migración afectarán la manera de vender y los asiáticos son los primeros en ponerse a la cabeza.

Publicidad
Publicidad

Robin Harding

En 1950 la población mundial era de 2,500 millones de personas. Más de 20% de ellas vivían en Europa, otro 7% vivían en Norteamérica, ambas dominaban el sistema de comercio mundial.

En 2017 vivimos en un mundo diferente. La población del planeta se triplicó para llegar a 7,500 millones de personas. Solo 10% viven en Europa, Norteamérica tiene 5% y 3 de cada 5 personas ahora viven en Asia. Este cambio demográfico, aunado al ascenso de las economías asiáticas, modificó el patrón del comercio global.

Los cambios demográficos durante el resto del siglo XXI serán igual de dramáticos. Además, no solo implicarán una nueva distribución de las personas, sino en la edad relativa. Eso determinará aún más la forma cómo fluyen los productos alrededor del mundo.

“El envejecimiento, la migración, la convergencia educativa y la creciente participación de las mujeres en la fuerza laboral —todas estas causas relacionadas con la transición demográfica subyacente— ayudan a conformar la ventaja comparativa de los países, difundió la Organización Mundial de Comercio (OMC).

“Además, a medida que el tamaño de la población en edad laboral aumenta en algunos países y disminuye en otros, el volumen y la composición de la demanda de productos de importación también cambia, con efectos adicionales en los flujos de comercio. Por ejemplo, es probable que aumente el comercio de servicios, como la salud y la educación”.

Para el año 2100, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proyecta más de 11,000 millones de personas. Solo 6% estarán en Europa y 4% en Norteamérica. La proporción de Asia caerá de 60 a 43%. Por el contrario, se pronostica que la participación de África pasará de 17, en la actualidad, a 40%.

Parte de la historia del comercio durante el resto del siglo, se estará enfocando en el aumento de los flujos comerciales hacia África y Asia, en particular. Además, los trabajadores en África serán relativamente jóvenes, mientras que las poblaciones en Asia tendrán una mayor edad.

La relación entre el envejecimiento de la población y el comercio es ambigua. Por un lado, los países jóvenes con una gran oferta de trabajadores deben tener una ventaja comparativa en fabricación. En los niveles más bajos, esto suele ser cierto, y las industrias como la textil migran por el mundo en búsqueda de salarios más baratos.

[OBJECT] Los pronósticos de población de la ONU predicen que en África habrá 4,500 millones de personas en 2100, más de tres veces el nivel actual, mientras que la población de Europa tendrá una caída de 12% para llegar a 653 millones de personas. Si en su lugar hay una inmigración a gran escala procedente de África hacia Europa, entonces los resultados de comercio serán muy diferentes.

Por lo tanto, un cálculo razonable es que África en algún momento se convertirá en un importante exportador de productos básicos para el resto del mundo. Sin embargo, los países jóvenes suelen tener un alto consumo, que absorbe las importaciones, mientras que los trabajadores en países que envejecen ahorran para apoyar su jubilación.

Como resultado, países como Japón se mantienen como exportadores netos de productos a pesar del rápido envejecimiento de su población.

El impacto de los factores demográficos en los futuros patrones de comercio pueden ser diferentes a los del pasado debido a factores como la automatización y la migración. Si, por ejemplo, la robótica avanza hacia un escenario donde pueden competir incluso con salarios muy bajos, entonces la ventaja comparativa de trabajadores jóvenes y sueldos bajos podría llegar a ser menos relevante.

Hasta el momento, hay pocas señales de ese tipo de cambio, con el crecimiento significativo de la industria textil en países como Bangladesh. Cualquier pronóstico sobre cómo la distribución de la población le dará forma al comercio futuro también depende de la migración.

La demografía le dio la forma a los patrones de comercio desde la antigüedad. La temprana transición demográfica en Europa estuvo ligada a su posición en el centro del sistema comercial global, como fuente tanto de productos fabricados como de migrantes.

El aumento de la población en Asia prefigura en el corazón de la economía global. Con un cambio dramático a futuro en la estructura de la población mundial, todavía se mantendrá como uno de los puntos más importantes en los flujos comerciales en el mundo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.