Cubico traerá 1,500 mdd en inversión para energía limpia

Entre 2017 y 2020 realizará cuatro proyectos para sumar una capacidad de mil 200 megavatios, lo que equivale a 25% de lo que produce a escala global: Osvaldo Rance.
Tres proyectos de la inglesa son eólicos y uno solar.
Tres proyectos de la inglesa son eólicos y uno solar. (Manuel Guadarrama)

Ciudad de México

Con una inversión de mil 500 millones de dólares en el ramo de las energías renovables y cuatro proyectos que suman una capacidad de mil 200 megavatios, México representa 25 por ciento de la apuesta global del productor inglés Cubico.

En plática con MILENIO, el director general de la empresa en México, Osvaldo Rance, dijo que entre 2017 y 2020 esperan tener un portafolio de 5 mil megavatios en varios países del mundo, que representan una inversión hasta de 6 mil millones de dólares, donde nuestro país está dentro de sus prioridades.

La estrategia a mediano y largo plazos es financiar la construcción de los proyectos con 70 por ciento de deuda y 30 por ciento de capital propio, con el objetivo de maximizar el retorno sobre su capital y compartir ese riesgo con sus acreedores.

De los 5 mil megavatios, alrededor de la mitad ya está en operación, y del resto algunos están en construcción y otros en desarrollo; en Europa tiene plantas eólicas y solares en España, Portugal, Italia, Reino Unido e Irlanda, en tanto que en América posee activos en Brasil, Uruguay y México, y busca invertir en EU.

Para el director de la empresa, México posee una fortaleza macroeconómica, demanda de energía creciente, herramientas y marco regulatorio que refuerzan su tesis de inversión, aunque todavía hacen falta algunas cosas, como la agilización del papeleo para los diversos permisos que implica tener una planta eólica y solar, así como el desarrollo de infraestructura de transmisión.

Cuenta que, a diferencia de Brasil, donde por el momento ya no quieren invertir, México es diferente, incluso se encuentra en el segundo lugar en la mira de los inversionistas para renovables; aunque hay ruido por las elecciones del próximo año, no espanta porque la visión es a largo plazo.

Cubico es una de las dos empresas que obtuvo crédito de la banca de desarrollo para la construcción del parque eólico El Mezquite, de 250 megavatios, en Nuevo León, y para planta solar fotovoltaica Solem, de 350 megavatios, en Aguascalientes, considerada la más grande de América Latina; estos fueron producto de la segunda subasta eléctrica de largo plazo que lanzó el gobierno para la venta de energía y certificados de energía limpia a la Comisión Federal de Electricidad.

Rance adelantó que, además, tienen otros dos proyectos eólicos casi listos que representan unos 700 millones de dólares, los cuales se está evaluando meter para ofertar en la tercera subasta que está por venir, se trata de uno en Coahuila de 350 megavatios y otro en Oaxaca de 250 megavatios, si no se llegan a meter en la subasta, o bien pueden buscar contratos de largo plazo con privados.

Aunque dentro de los cuatro proyectos solo hay uno solar, dijo que sí tienen apetito para seguir invirtiendo en éstos; asegura que son igual o más competitivos que los eólicos, pues el costo de la tecnología se ha venido abatiendo de una manera importante y las condiciones en México son inmejorables, con una radiación mejor que en Alemania o Italia, donde ese mercado está muy desarrollado.

Cubico está enfocada en la inversión de los proyectos, pero para la construcción, operación y mantenimiento se asociará con un desarrollador, como es el caso de Solem, donde están con la firma Alten, o en el de Oaxaca, con la española Gamesa.

La firma es una plataforma de inversión en proyectos de energía renovable global con operación matriz en Londres. El origen de Cubico es una compra que hicieron dos fondos de pensiones canadienses. Se trata de Ontario Teachers —representa a todos los pensionados del sector de educación de esa provincia— y PSP, que representa a funcionarios públicos de Canadá, cada uno tiene más de 130 mil millones de dólares en activos.

No todo quedó ahí, esos fondos en 2014 hicieron negociaciones con Santander para invertir capital de riesgo en proyectos de energías renovables, y en 2015 llegaron a un acuerdo donde le vende dos tercios de su negocio global.