Mujeres critican 'puritanismo' de campaña #MeToo contra el acoso

Cien personalidades francesas, entre ellas Catherine Deneuve, publicaron hoy un manifiesto en el que defienden la "libertad de importunar" a las mujeres con que deberían contar los hombres. 

París

Un centenar de artistas e intelectuales francesas lanzó hoy un manifiesto en el que critican el "puritanismo" de la campaña #MeToo contra el acoso desatada a raíz del caso Weinstein, y defienden la "libertad de importunar" de los hombres, que consideran "indispensable para la libertad sexual".

"La violación es un crimenPero el flirteo insistente o torpe no es un delito, ni la caballerosidad una agresión machista", dicen personalidades como la actriz Catherine Deneuve, la escritora Catherine Millet, la editora Joëlle Losfeld o la actriz Ingrid Caven en la tribuna, publicada hoy en el diario Le Monde.

TE RECOMENDAMOS: Mujeres crean el movimiento #MeToo contra el acoso

Aclaran que "no se sienten representadas por ese feminismo que, más allá de la denuncia de los abusos de poder, adquiere el rostro de un odio a los hombres y su sexualidad", en alusión al movimiento #MeToo, que surgió para denunciar en las redes sociales casos de abusos machistas.


También se refieren a ese movimiento como "justicia sumaria", que juzga a hombres "cuyo único error fue haber tocado una rodilla, tratado de robar un beso" o "hablar de cosas 'íntimas' en una cena profesional".

Si bien reconocen que el caso Weinstein dio lugar a una "toma de conciencia" sobre la violencia sexual contra las mujeres en el contexto profesional, lamentan que ahora se favorezca los intereses de los "enemigos de la libertad sexual" o de los "extremistas religiosos".

El escándalo de abusos del productor Harvey Weinstein, destapado el pasado octubre por el periódico estadounidense The New York Times, desató una ola de denuncias por parte de muchas actrices que acusaron a actores como Kevin Spacey o Dustin Hoffman.

TE RECOMENDAMOS: Las dificultades de llevar a Harvey Weinsten a juicio

La tribuna, firmada por un centenar de mujeres, suscitó una reacción inmediata: en un tuit, la ex ministra francesa de Derechos de las Mujeres, Laurence Rossignol, lamentó "esta extraña congoja de dejar de existir sin la mirada y el deseo de los hombres. Y que conduce a mujeres inteligentes a escribir enormes tonterías".


"Es una pena que nuestra gran Catherine Deneuve se sume a este texto desolador", tuiteó la exministra del Medio Ambiente, Segolène Royal.


Este texto es "una tribuna para defender el derecho de agredir sexualmente a las mujeres (y para insultar a las feministas)", denunció la feminista Caroline de Hass.


FM