• Regístrate
Estás leyendo: Adrián, el niño viral que no sabe qué es viral, ni le importa
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 08:47 Hoy

Adrián, el niño viral que no sabe qué es viral, ni le importa

Adrián Beovides, el pequeño asturiano de 13 años, se ha convertido en viral luego de proclamarse como el único niño en todo el municipio de Yernes y Tameza, España.
Publicidad
Publicidad

- Oye, Adrián, ¿y tú sabes qué es eso de internet?

- Sí, ho, en el colegio tenemos una computadora y tableta y eso...

- ¿Y sabes lo que es viral?

- Eso ya no.

Adrián Beovides, el asturiano que se ha convertido en viral tras proclamar en La Sexta que, pese a ser el único niño en todo el municipio de Yernes y Tameza, está "muy a gusto" a pesar de no saber qué demonios es eso de viral. "Ni me importa", asegura.

​Adrián, de 13 años y sonrisa picaresca, saltó a la fama en enero, cuando EL MUNDO publicó que en Yernes y Tameza (140 habitantes, a 35 minutos de la capital, Oviedo) hacía 10 años que no nacía un niño. Y no sólo eso, sino que en todo el municipio sólo vivía uno: precisamente él.

Las televisoras comenzaron a desfilar para retratar el tremendo vacío demográfico del campo asturiano, y español, pero no fue hasta las semana pasada cuando Adrián abrió la boca para decir que, bueno, en fin, una pena que no haya niños en Yernes y Tameza, y que a él le da "un poco de pena a veces", pero que la cosa tampoco está "tan mal", porque al menos "nadie me toca los cojones".

Tres horas de autobús al día

Las redes sociales saludaron entonces al joven, que hace todas las mañanas más de una hora en autobús para ir a la escuela que se encuentra en la cercana población de Grao, y que tras igual trayecto de vuelta procede a comer y dedica toda la tarde, a veces "hasta las nueve o las diez", a ayudar a su padre, Chema, con sus 150 vacas. Así es la vida real de Adrián.

"Trabajamos los cuatro con ellas, con las vacas, nadie más: mi 'pa', mi 'ma', mi hermano y yo. Me gustan las vacas", dice Adrián, que admite que habla mucho con sus favoritas, "a Gallarda, a la Colombiana o a Clarisa, los nombres se los ponen mis padres", dice.

A sus 13 años, como un vaquero más, dedica la tarde a "darles de comer. Esta es la vida de Adrián desde que tiene "seis o siete años" porque su familia necesitó sus manos.

¿Echa de menos amigos en Yernes? "A veces sí, la verdad... Bueno, por el verano viene alguno, pero lo que yo hago pa´ entretenerme es jugar con mi perro", un border collie llamado Bobby.

Buenas notas "en educación física"

La escuela le gusta, asegura. "Saco buenas notas". ¿En qué asignaturas? "Bueno, mi favorita es Educación Física... Pero Matemáticas y Lengua también, eh". Pese a tener que recorrer cada día decenas de kilómetros para ir a clase, y a trabajar el resto del día "como una mula", admite su padre, Adrián es un chavo aplicado que no ha repetido curso.

Admite que su repentina fama les ha hecho "gracia" a sus compañeros de pupitre, pero a él dice darle igual: "Bueno, no sé, a mí esas cosas...", se excusa.

El municipio de Yernes y Tameza, que llegó a contar entre 800 y 900 habitantes a mediados del siglo pasado, ha registrado sólo tres nacimientos en lo que va de este. Sus habitantes se quejan de la desidia del Principado de Asturias hacia el entorno rural, y del olvido en que les ha sumido el presunto progreso. ¿Cómo ve el futuro Adrián? ¿Se ve heredando la vaquería paterna? "Bueno, sí... No sé...", duda.

- ¿Pero cómo te ves de mayor?

- A mí me gustaría ser mecánico, trabajar en mecánica...

- ¿Aquí en Yernes?

- Bueno, no sé... O en Grao, o en Oviedo...

jamj

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.