Nada personal, solo negocios

El citado que faltó a la cita

Ayer fue la reunión anual de consejeros regionales de BBVA-Bancomer. Uno de los atractivos eran las ponencias de los cinco candidatos a la Presidencia. Si bien llegaron solo cuatro, cada uno mencionó en sus discursos al que faltó: Andrés Manuel López Obrador. Su nombre fue el más repetido del día.

Ante 500 consejeros y 100 directivos del banco, el gran anfitrión Francisco González, presidente de BBVA, compartió mesa con su top management local —Luis Robles y Eduardo Osuna— y con otros popes como Alberto Bailléres y Fernando Chico Pardo.

• Jaime Rodríguez, con un video de los 80 del gobierno de Singapur, volvió a la carga con su idea de “cortar las manos” a políticos corruptos. Me sorprendió que pidiera a ese foro que levantaran la mano quienes estuvieran de acuerdo y decenas de empresarios se mostraron a favor. En referencia al ausente, para él “los empresarios son lo únicos que mueven a México, desde el bolero hasta el grandote” y hasta dijo que designaría a uno como su secretario de Hacienda; prometió revisar el Banobras, que “es una competencia desleal para ustedes”.

• Margarita Zavala no hizo muchas referencias a sus propuestas de política financiera, sino más bien se enfocó en que trabajará en una gran transformación hacia la legalidad y que sería implacable con la corrupción.

• Ricardo Anaya propuso una reforma fiscal y un ombudsman de la inversión, que trabaje en liberar obstáculos para invertir y una especie de “blockchain para lograr la trazabilidad de los fondos salidos del gobierno” (vaya a saber que signifique eso). “AMLO no sabe lo que dice cuando propone construir seis refinerías. Estarían listas para 2024, justo cuando caerá el consumo de gasolina porque bajarán los precios de los autos eléctricos y cualquiera los podrá comprar”. Y levantó aplausos cuando dijo “tengo admiración por los empresarios, no hay que verlos como enemigos, sino como aliados”.

• José Antonio Meade arrancó con una presentación más de secretario de Hacienda que de candidato a Presidente, mostrando la solidez de la macroeconomía, aunque no dejó de decir que él no representa la continuidad (pero sí que mantendrá las reformas). Propuso un Código Penal único; combatir la corrupción como otros países, entre ellos Hong Kong, Italia o Singapur (un ejemplo que parecía solo de El Bronco) y ofrecer certidumbre a los mercados porque “AMLO genera incertidumbre, que es en lo que se fijan los mercados”.

En lo único que coincidieron Meade y Anaya fue en decir que uno de los mejores secretarios de Hacienda que tuvo el país fue Francisco Gil Díaz, quien sentado en la primera fila les agradeció con la cabeza el piropo.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson