El pozo de los deseos reprimidos

La serie de Rafa Márquez y Julión Álvarez

Ahora que estamos viendo todo este escándalo con Julión Álvarez y Rafa Márquez urge que se ponga a ver StartUp.

¿Qué es? La serie más maravillosa que jamás se haya hecho sobre el lavado de dinero, sus verdades, sus mentiras, lo que sucede con los que lo practican y lo que pasa con la autoridad.

¡Es una locura! ¡Es buenísima! Y mire que últimamente nos hemos enfrentando a verdaderas joyas de la televisión que hablan sobre el mundo del dinero como Billions.

Pero déjeme que le escriba un poco más de StartUp, porque le juro que la va a gozar como energúmeno y después de ver todos y cada uno de los capítulos de su temporada uno en maratón de fin de semana su perspectiva de muchas de las noticias que nos están presentando cambiará.

Yo no sé si para bien o para mal, pero será inevitable que se emocione al límite y que acabe cuestionando al mismísimo sistema económico que nos rige.

Y es que StartUp parte de una realidad que nadie quiere ver:

Así como ahora hay millones de personas que consumen su música, sus películas, sus series, que hacen sus compras y que hasta estudian carreras profesionales en línea, también hay gente que está migrando hacia allá en términos económicos.

Estamos hablando de hombres y mujeres de todas partes del mundo que están moviendo millones de dólares en una realidad aparte donde, dependiendo del nivel, desaparecen las fronteras, los gobiernos, los impuestos, las explicaciones. ¡Todo!

Ojo, lo que le estoy diciendo no es cualquier cosa, no es una alucinación y lo están haciendo los buenos, como usted o como yo, pero también los malos como los narcotraficantes, los secuestradores y los que se dedican a la trata.

Lo que se está diciendo de Rafa Márquez y Julión Álvarez es un juego de niños alrededor de lo que sucede en esta increíble producción estadunidense.

Porque en ella hay muchas cosas hiperdolorosas que ya nadie puede dejar de tomar en cuenta.

¿Como cuáles? Como que así como hay gente que ha tenido problemas por cargos no reconocidos en sus diferentes dispositivos bancarios, como las tarjetas de crédito, ¿qué pasaría si a usted lo involucraran en movimientos ilícitos sin su consentimiento?

¿Qué pasaría si mientras usted está aquí, tan tranquilo, leyendo esta columna, alguien estuviera tomando su identidad, a escondidas, para trasladar cantidades millonarias de dinero de un país a otro? No le quiero platicar muchos detalles porque no le quiero arruinar la experiencia, pero esta serie sí es muy diferente incluso a otros títulos que se han atrevido a manejar con admirable dramatismo el tema del lavado de dinero como Ozark.

¿En dónde está la diferencia? En que sus responsables fueron mucho más allá de los lugares comunes hasta transformar esto en algo impresionantemente cercano.

Sí, yo sé que todo el mundo, cuando habla de StartUp, se va por el lado de que uno de sus protagonistas es el gran Martin Freeman de Sherlock y El Hobbit.

E, igual, no hay manera de hablar de esta serie y de no destacar que es tan exitosa que en unas cuantas semanas más se va a lanzar su segunda temporada.

Pero la verdad es que tiene otras cualidades.

De entrada, no es un título que está disponible en televisión abierta, en los cables o en las antenas directas al hogar. Tampoco está en Netflix, Clarovideo o Blim. StartUp es una producción original de Crackle, el magnífico sistema de distribución de contenidos en línea de Sony, y esto es algo que tenemos que celebrar.

¿Por qué? Porque competencia es conveniencia y, a ver, ¿usted a quién le pagaría por ver contenidos, a los que solo tienen las mismas telenovelas de siempre, como Blim, o a estos señores que tienen StartUp, Preacher, Snatch y muchos otros títulos extraordinarios?

¿Usted con quién se quedaría, con un sistema que no funciona cuando tendría que funcionar, como HBO GO, con uno que le cobra todo extra con el cuento del pago por evento, como Clarovideo, o con esta marca que cuesta menos de la mitad de lo que cuestan muchas y que jamás le queda mal?

Pero estábamos hablando de StartUp y de sus otras cualidades y antes de que se me acabe el espacio no le puedo dejar de mencionar temas como las audiencias y la espectacularidad.

Este título está perfectamente bien diseñado para millennials, para adultos, para gente sencilla, para gente complicada, para nosotros los latinos. ¡Para todos!

Y su producción no es como de serie, es como de película blockbuster tipo Baby, el aprendiz del crimen,  Transformers, el último caballero o La gran estafa.

Esto tampoco es común en la industria de la televisión internacional. ¡Felicidades! ¡Gracias!

Ahora que estamos viendo todo este escándalo con Julión Álvarez y Rafa Márquez urge que se ponga a ver StartUp de Crackle. Le va a gustar, pero también lo va a poner a pensar en cosas que ni se imagina. Se lo garantizo.

alvaro.cueva@milenio.com