El pozo de los deseos reprimidos

La nueva Tv UNAM

Uno de los canales más afectado por el segundo terremoto, el del 19 de septiembre, fue Tv UNAM.

Pero no porque sus instalaciones hayan sufrido daños, es porque sus directivos se prepararon durante meses para hacerle cambios radicales a su programación, estrenaron el lunes 18 y, por supuesto, casi nadie le dio seguimiento.

Tv UNAM es uno de los canales culturales más importantes de México, está en la frecuencia 20.1 en la Ciudad de México, se ve en muchos estados gracias a la reforma en materia de telecomunicaciones y tiene presencia en Izzi, Totalplay, Megacable, Dish, SKY y AxtelTV.

Merece tanta dedicación y respeto como Canal Once o Canal 22, además de que tiene todo el respaldo de una institución como la Universidad Nacional Autónoma de México.

¿Pero qué pasa? Que como la televisión cultural en nuestro país navega con las banderas equivocadas, la fuente de espectáculos no la cubre por considerarla demasiado docta y la cultural tampoco porque para ella todo lo que sea televisión es malo.

En resumen, usted jamás verá que un lanzamiento de cualquiera de los canales públicos y culturales de nuestro país haga tanto ruido como el estreno de una telenovela. ¡Qué desgracia!

Y no, no lo digo por pose. Lo digo porque estas frecuencias las pagamos usted y yo con nuestros impuestos.

¿A usted no le interesa ver en qué se gastan sus impuestos? ¿No que ahora, con lo de los partidos políticos, todo el mundo está muy exigente con el destino de nuestro dinero?  ¡Pues que se vea! ¡Que se vea en los medios públicos y culturales de nuestra nación! ¡Que usted y yo veamos los medios públicos y culturales de nuestra nación, no solo los privados!

¿En qué consistió el cambio de programación de Tv UNAM? En algo que seguramente tiene muy contentos a los señores de nuestra máxima casa de estudios: en reforzar su identidad y abrirla a las multitudes.

Ahora se siente más presencia de la UNAM, de sus maestros, de sus alumnos y al igual que el Instituto Politécnico Nacional con el Canal Once, esa presencia le sirve de algo a la sociedad.

Es como si usted y yo, al sintonizar Tv UNAM, fuéramos a Ciudad Universitaria a consulta a un especialista, a que nos informen los mejores académicos, a que nos entretengan los más grandes artistas.

Cuando murió René Drucker, Tv UNAM demostró una capacidad de respuesta tan grande o más que la de Televisa y Tv Azteca ante la muerte de Juan Gabriel.

Y cuando vino el terremoto del 19 de septiembre, ellos fueron los primeros en organizar las mesas redondas más inteligentes de la pantalla.

Mientras que la mayoría de las señales estaban con Frida Sofía, Tv UNAM tenía a sus profesores cuestionando la supuesta solidaridad de los mexicanos y analizando los contrastes entre las fachadas de los edificios derrumbados y lo que había en el interior de cada departamento.

Fue realmente increíble y ciento por ciento digno de una entidad de ese tamaño.

La nueva Tv UNAM, sin ser un derroche de recursos financieros, es exactamente lo que uno esperaría de un canal de televisión abierta propiedad de una universidad tan grande y con tanto prestigio como ésa.

Me encanta, ahí, la nueva estrategia de programación de películas de la famosísima Filmoteca UNAM.

Creo que La hora elástica es una joya de la televisión mexicana, una especie de programa de revista inteligente con cabaret, grandes colaboradores e inmensos invitados con un espíritu lúdico libre y delicioso, de lo mejor del mercado.

Amo las críticas de cine de Rafael Aviña, estoy convencido de que Simbiosis es el proyecto de divulgación de la ciencia que México esperaba y adoro el show de Laura García.

Utubers (así se escribe) es una revelación, algo fresco, nuevo. ¿Y qué me dice de Observatorio cotidiano o de !ton’s qué?, que para mí es algo así como su contraparte juvenil?

Sí hay muchas cosas muy buenas que ver aquí y algunas hasta están disponibles en la página de internet de Tv UNAM como esa joya titulada La UNAM responde, como la geniales cápsulas de Yo Puma, los conciertos, los documentales con Yuli García y más, mucho más.

Si usted es de las personas que todo el tiempo se quejan de que no hay contenidos en la televisión abierta, aquí están, y son gratis y son muy fáciles de ver.

Si en verdad es cierto eso de que el contenido es el rey, Tv UNAM tendría que estar en los primeros lugares de popularidad de nuestra nación.

Qué pena, de veras, que con el terremoto del 19 de septiembre el reflector se le haya movido a estos señores porque era su oportunidad de oro para posicionarse.

Por lo que más quiera, atrévase a descubrir esta propuesta, ubique los títulos que más le interesen en su parrilla de programación y persígalos, disfrútelos.

Sea parte de la comunidad universitaria más grande y poderosa de México. Sea parte de Tv UNAM. Vale la pena. ¿A poco no?

alvaro.cueva@milenio.com