Me perdí de Google: Buffett

El magnate y dueño de Berkshire Hathaway y su mano derecha, Charlie Munger, revalúan el sector de tecnología.
Buffett y Munger lamentaron no haber invertido en empresas del sector como Google y Amazon.
Munger y Buffett lamentaron no haber invertido en empresas del sector como Google y Amazon. (AP)

Fue con su sencillo manierismo tradicional que Charlie Munger -vicepresidente de Berkshire Hathaway y mano derecha de  Buffett- hizo un comentario arrogante sobre el Oráculo de Omaha. Buffett evitó durante mucho tiempo las inversiones en el sector de tecnología, se centró en acciones y empresas que entendiera y pudiera valorar, un principio básico de lo que considera su círculo de competencia. Entonces, hace seis años, invirtió en IBM. En 2016 siguió con una participación en Apple.

“Eso muestra que aprendes o que estás loco”, dijo Munger en el escenario frente a decenas de miles de accionistas de Berkshire quienes viajaron a Omaha para la reunión anual de la compañía, muchos de ellos solo fueron a escuchar a los dos hombres hablar. “Espero que estén aprendiendo”.

Durante ese fin de semana, los dos famosos inversores de valores lamentaron varias inversiones en tecnología que nunca hicieron, lanzando elogios al fundador de Amazon, Jeff Bezos, y a Google, el grupo de búsquedas en línea. Fue un cambio notable en una compañía que es propietaria de Dairy Queen, Fruit of the Loom, Lubrizol, Geiko y Benjamin Moore.

Buffett confesó que cometió un error al no invertir en Google y que subestimó a Bezos. “Fui muy tonto para darme cuenta de lo que iba a suceder… no creí que tuvieran éxito a la escala que lo tuvieron”.

La revaluación de un sector de tecnología que está en maduración, se produce en un momento crítico para Berkshire, que tiene un valor de más de 410,000 millones de dólares (mdd) y tiene casi 100,000 mdd en efectivo a disposición para invertir.

Durante la próxima década, Buffett, o un sucesor, desplegará más capital en adquisiciones e inversiones en las operaciones de Berkshire de las que ha realizado en 52 años al mando. Serán clave los negocios que necesitan poco en términos de inversión de capital con escala.

Ese es el punto del que está consciente el jefe de Berkshire: las únicas cinco compañías que cotizan en bolsa con valoraciones más altas del mercado que el conglomerado expansivo están en la industria de tecnología. El grupo, con valor de más de 2.5 millones de millones de dólares, incluye Apple, Google, Microsoft, Amazon y Facebook y “no requiere capital propio”, dice.

“Solía ser que para el crecimiento y ganar grandes cantidades de dinero se necesitaba inversión”, dice. Eso ya no ocurre más.

Lawrence Cunningham, profesor de la Universidad George Washington, considerado un experto sobre Buffett, dijo que es poco probable que el director ejecutivo de Berkshire invierta pronto en una startup como Uber o Snapchat. Pero su creciente conocimiento de la industria de tecnología puede significar un mayor enfoque en el sector.

“Se trata de su competencia central. Una vez que una compañía está presente durante algunos ciclos, a través de múltiples directores ejecutivos y desarrolla un historial, puedes comenzar a establecer cómo se verá ese negocio dentro de 15 años. Puedes entender a Apple y su posición tan fácilmente como puedes entender la de Coca-Cola o la de American Express”, dice Cunningham.

A la desviación a través de la industria que Buffett evitó durante mucho tiempo le siguieron horas de preguntas a los dos ejecutivos, quienes se abrieron a la inversión de la compañía en Wells Fargo y tocaron en repetidas ocasiones su relación con 3G capital, el grupo brasileño de capital privado con el que compró la participación mayoritaria de Kraft Heinz.

Buffett dijo que habría sido un “error enorme, enorme, enorme” si se hubiera alertado a los ejecutivos de Wells sobre el escándalo de creación de cuentas falsas y no hubieran actuado.

“Estamos de acuerdo con los comentarios de Buffett y valoramos a Berkshire Hathaway como un accionista y cliente a largo plazo”, dijo un portavoz del banco después del comentario de Buffett. “Tomamos acciones decisivas para solucionar los problemas”, añadió.

Cuando se les preguntó sobre los riesgos políticos de relacionarse con 3G, Buffett ofreció una firme defensa del grupo y sus prácticas, que varios creen que va en contra de los valores que normalmente defiende Berkshire.

Buffett dijo que 3G estaba lista para comprar empresas que “realmente necesitan cambios”. “El cambio es doloroso para mucha gente y mejor paso mis días sin hacer ese tipo de cosas”.

Agregó que este año Berkshire podría considerar tomar pérdidas adicionales en el margen de aprovechar las tasas de impuestos más altas, si el Congreso aprueba recortes tributarios generales. Las pérdidas que se presentaron este año se pueden utilizar para compensar los impuestos sobre las ganancias en el futuro.

Fue un cotilleo de corto plazo de una empresa conocida por su visión de inversión a largo plazo.