Plan migratorio, peligro para economía, alerta IP a Trump

Las acciones que amenazan el estatus legal de un millón de inmigrantes ponen en riesgo la fuerza de trabajo, advierte la Cámara de Comercio de Estados Unidos.
El presidente de EU, impedido de eliminar el programa DACA gradualmente, por una orden judicial.
El presidente de EU, impedido de eliminar el programa DACA gradualmente, por una orden judicial. (Shawn Thew/Reuters)

Washington

El sector corporativo de Estados Unidos lanzó una advertencia al presidente Donald Trump sobre la inmigración, al decirle a la Casa Blanca que las acciones que amenazan el estatus legal de un millón de inmigrantes en el país son un peligro para el crecimiento económico.

El mensaje de Tom Donohue, director de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, destaca cómo las empresas pasan rápidamente de las celebraciones por la reforma fiscal y se preparan para intensificar su papel como una voz que se opone a elementos claves de la agenda de Donald Trump.

Donohue también redobló las advertencias anteriores que se le hicieron a Trump sobre el comercio, y dijo que sería un “grave error” retirarse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) e instó a Estados Unidos a buscar nuevos acuerdos en materia comercial en lugar de deshacer los anteriores.

En un discurso en el que se establecieron las prioridades del principal grupo de cabildeo empresarial, Donahue indicó que las políticas de línea dura de Trump sobre la inmigración están cada vez más en contra de lo que opinan las empresas. “La conclusión es que no podemos fortalecer y sostener el crecimiento económico si no ampliamos y apoyamos a nuestra fuerza de trabajo”.

Criticó varias acciones de la administración Trump, entre ellas el anuncio que hizo esta semana de que revocaría el “estado de protección temporal” de casi 200 mil salvadoreños, quienes viven y trabajan legalmente en Estados Unidos desde los devastadores terremotos en 2001.

Y citó a cerca de 800 mil dreamers (soñadores) a quienes llevaron de forma ilegal a Estados Unidos cuando eran niños y a quienes Barack Obama les dio la protección contra la deportación, un blindaje que Trump se prepara a eliminar.

A última hora del martes, un juez federal dictaminó que la administración de Trump no puede eliminar gradualmente el programa, conocido como DACA, siempre y cuando estuvieran en curso las impugnaciones legales contra la medida. De manera separada, el miércoles agentes de inmigración allanaron decenas de tiendas de conveniencia 7-Eleven y les dijeron a los empleadores que deberían esperar más acciones de ese tipo.

Sería un “verdadero trastorno” si un millón de trabajadores tuvieran que salir del mercado laboral, dijo Donohue en una conferencia de prensa. “No creo que después de todos estos años puedas decirle adiós a todo el mundo. No va a suceder”.

El sector empresarial de Estados Unidos tiene una relación fría y cálida con Donald Trump desde la campaña electoral de 2016, al recibir con beneplácito sus promesas para reducir los impuestos y las regulaciones nacionales, al tiempo de expresar su profunda preocupación sobre su giro populista hacia el interior y sus críticas a la globalización.

Sobre el comercio, Donohue dijo que el gobierno de Trump no debe darle la espalda al comercio mundial. Dijo que las conversaciones que se llevan a cabo para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte “no deben cerrar los mercados, socavar las protecciones de inversión o limitar el comercio con burocracia de regulaciones”.

Sobre las amenazas que hace Donald Trump de retirarse del TLC, Donohue dijo que sería “un grave error”.

Agregó: “Tenemos que regresar a la ofensiva. Tenemos que fortalecer nuestras relaciones comerciales y de inversión con socios estratégicos, la India debería ser de alta prioridad. Tenemos que aprovechar el potencial de las regiones en crecimiento, como el Medio Oriente y África. Y tenemos que lograr nuevos tratados que abran mercados, no socavar los que ya tenemos”.

Hubo otros comentarios de preocupación en el panorama de la Cámara. Una creciente reacción en contra de la tecnología y el poder de Silicon Valley que amenaza con fomentar políticas mal concebidas, advirtió Donohue.

“Debemos tener cuidado de que este techlash (reacción contra la tecnología) no resulte en un excesivo alcance regulatorio general que congele la innovación y detenga los avances positivos.

El jefe de la Cámara de Comercio de Estados Unidos dijo que el grupo hará campaña para ayudar a que los republicanos mantengan el control de las dos cámaras del Congreso en las elecciones de noviembre y que desempeñará un papel “muy agresivo” en las campañas primarias para apoyar a candidatos tradicionales que están favor de los negocios.

“Vamos a luchar contra los extremos de ambos partidos, los Steve Bannon y las Elizabeth Warren”, dijo al referirse al ex asesor de Donald Trump, quien la semana pasada provocó la ira de la Casa Blanca cuando se le citó en un libro en el que se cuenta todo, y a la senadora demócrata con inclinaciones de izquierda.