Eni perfora en México

Después de casi 80 años de monopolio de Pemex, la firma italiana es la primera extranjera en trabajar en aguas mexicanas someras con gran éxito.
Motivo de inversión. Descalzi afirma que los recursos petroleros mexicanos  en altamar se encuentran entre los más atractivos.
Motivo de inversión. Descalzi afirma que los recursos petroleros mexicanos en altamar se encuentran entre los más atractivos. (Cortesía)

Eni, el grupo petrolero italiano, se mueve con rapidez para comenzar a explotar el primer yacimiento que perfora una compañía internacional en México. Esto no había sucedido desde hace casi 80 años. El descubrimiento, del yacimiento Amoca, en el Golfo de México, a principios de año, significa un reserva de 1,000 millones de barriles de petróleo.

México se ha convertido en una de las mejores promesas para la industria mundial de gas y petróleo, de acuerdo con Claudio Descalzi, director ejecutivo de Eni. Explicó, al Financial Times, que el país es “una oportunidad poco común”, porque ofrece muchos recursos en aguas someras, cerca de la costa, y que México es un país relativamente desarrollado y con buena infraestructura.

Descalzi dijo que estas condiciones hicieron que los recursos en alta mar, de México, se encuentren entre los más atractivos, cuyos precios actuales de petróleo son de alrededor de 50 dólares por barril. El ejecutivo dice que el punto de equilibrio será cuando se logre comercializar el barril en alrededor de 20 dólares procedente de Amoca.

1,000 de barriles de petróleo es el potenvial de Amoca en el Golfo de México


La reserva se encuentra a 20 metros por debajo del agua y a seis kilómetros de la costa, en la bahía de Campeche, al oeste de la península de Yucatán.

En la actualidad se trabaja en la fase inicial del desarrollo, también conocido como de producción temprana. Dice Descalzi que los primeros barriles de petróleo deberán estar disponibles en el primer semestre de 2019. El potencial de la operación será de 50,000 barriles por día.

Descalzi también explicó que Eni planea perforar dos pozos más en el mismo bloque de Amoca, durante la segunda mitad de este año.

TE RECOMENDAMOS: Al Estado, hasta 90% de utilidad por pozo de ENI

En 2013, México puso en marcha reformas para volver a abrir sus aguas a la iniciativa internacional, pero fue hasta este año cuando se lograron importantes descubrimientos. La industria petrolera se ha ido recuperando, gradualmente, después de una crisis de tres años.

Al descubrimiento de Eni, en marzo, le siguió un hallazgo aún más grande en el mes de junio, con un potencial de hasta 2,000 millones de barriles -uno de los más grandes en el mundo en los últimos años-. El descubrimiento lo hizo el consorcio de la estadounidense Talos Energy, la mexicana Sierra Oil & Gas y la británica Premier Oil.

Otros grupos internacionales, entre ellos Total de Francia, Statoil de Noruega y Cnooc de China, también obtuvieron buenos resultados en las recientes rondas de licitaciones en México, en las cuales Eni aseguró tres bloques.

La firma italiana está considerando unirse a un socio para las etapas posteriores de desarrollo, pero no tiene prisa, dijo Descalzi. “Prefiero mantenernos por un tiempo y tratar de aumentar el valor”.

Eni construyó un exitoso modelo de negocio al hacer sus propios descubrimientos de gas y petróleo, y después vender participaciones minoritarias para recaudar el financiamiento necesario, como su acuerdo de 2,800 millones de dólares con ExxonMobil, en marzo, por 25% de participación de sus activos de gas en Mozambique.

El grupo italiano se mantuvo más activo que la mayoría de los grandes perforadores durante la crisis del mercado petrolero y logró una serie de grandes descubrimientos, como el campo de gas Zohr, en Egipto, sin embargo, México le ofrece a la italiana diversificar sus operaciones más allá del centro africano.