Microsoft frenó parche gratuito anti-WannaCry

Aplazó la distribución para las versiones antiguas de su "software"; en vez de eso cobró a algunos clientes mil dólares anuales por "blindar" esos dispositivos.
El edificio corporativo de la empresa de "software".
El edificio corporativo de la empresa de "software". (Lucy Nicholson/Reuters)

San Francisco

Microsoft aplazó la distribución de una reparación gratuita para las versiones antiguas de su software, algo que pudo frenar el devastador ataque con ransomware de la semana pasada; en vez de eso, le cobró a algunos clientes mil dólares al año por dispositivo para proteger sus máquinas de tipo de amenazas.

El alto precio destaca el dilema al que se enfrenta la compañía de software más grande a escala global, ya que trata de obligar a sus clientes a que cambien a un software más seguro y nuevo, mientras que al mismo tiempo obtiene una utilidad con el ejército de ingenieros que emplea en los asuntos de seguridad.

Mientras tanto, en otra polémica medida de fijación de precios, Microsoft recientemente comenzó a cobrar a los clientes más por seguridad adicional en la versión de primera línea de Windows 10. La división de precios marca la primera vez que la empresa trata de tener un mayor nivel de protección como un complemento de su software, lo que recibió críticas de que dejó las otras versiones de Windows más abiertas a un ataque.

“Debe incluirse en todas las versiones de Windows: no debería ser que pagues más para tener una versión de Windows más segura”, dijo Michael Cherry, analista de Directions on Microsoft, una firma independiente.

El enfoque de Microsoft para dar seguridad a Windows fue objeto de escrutinio desde que el gusano informático WannaCry se propagó rápidamente por todo el mundo el viernes. La compañía emitió un parche gratuito en marzo que pudo proteger del malware a computadoras que funcionan con versiones recientes de Windows.

Pero los usuarios de software más antiguo, como el Windows XP, tenían que pagar altas cuotas por el llamado soporte “personalizado”.

El costo empezó en 200 dólares por dispositivo en 2014, cuando el soporte regular de XP terminó, subió a 400 dólares al año siguiente. Saltó a mil dólares después de eso, según una persona que pudo ver el calendario de precios que Microsoft le envió a un cliente, con un pago mínimo de 750 mil dólares y un techo de 25 millones de dólares.

Microsoft llegó a acuerdos especiales con usuarios del gobierno en el primer año, pero los altos costos llevaron a que muchos —entre ellos el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido— abandonaran el soporte especial después de un año, algo que los dejó expuestos al ataque de la semana pasada.

La compañía también tomó la medida poco habitual de dar de forma gratuita el costoso parche para un software antiguo como Windows XP cerca de la medianoche de la hora local del viernes, aunque fue demasiado tarde para contener el brote de WannaCry.

Un ex funcionario del gobierno de Estados Unidos dijo que si bien Microsoft mejoró significativamente su seguridad en los últimos 15 años, pudo ir más allá si hubiera actuado para proteger el Windows XP antes de que estallara la crisis del ransomware.

“Es bueno que lo hagan, pero podrían haberlo hecho desde el principio si se hubieran comportado como un mejor ciudadano corporativo”, dijo esta persona.

Cherry dijo que la compañía recibió una advertencia en marzo sobre el riesgo de un ataque como el de la semana pasada, algo que colocó a la empresa en la posición de actuar antes para eliminar el peligro.

“Microsoft tenía conocimiento de esta vulnerabilidad, sabía más que cualquier otro sobre el grado tan extenso en que la podrían explotar”, aseguró el analista.

Microsoft no va a hacer comentarios sobre los altos precios del soporte personalizado, o sobre si debe cambiar sus políticas para asegurar que más usuarios de computadoras estén protegidos antes de que estalle otro ataque devastador.

La mayoría de los expertos de seguridad defendieron las cuotas que cobra Microsoft. “Tratan de desalentar a la gente a que utilice el Windows XP, así que elevan el costo”, dijo Avivah Litan, analista de Gartner. “Tienes que pagar mucho. No puedo ver por qué alguien quisiera quedarse con el XP”.

Sin embargo, Roger Kay, analista de Endpoint Technologies, un servicio de consultoría de información médica, dijo que las tarifas exponen a Microsoft al mismo tipo de críticas de especulación de precios que enfrentan las farmacéuticas cuando cobran precios extraordinariamente altos por medicamentos que salvan la vida.

También dijo que usar la crisis WannaCry para motivar a los clientes a pasar a una nueva versión de software en parte es egoísta, ya que el modelo de negocios de Microsoft cambió y gana más con este software más nuevo frente a lo que ganó cuando vendía el XP.

Haciendo eco de esa opinión, el ex funcionario del gobierno de Estados Unidos dijo que “una forma de verlo podría ser: hicieron un producto defectuoso que con las leyes actuales no los vuelve responsables, y te obligan a comprar un nuevo producto o de otra forma serás vulnerable a daños por el producto”.