‘Boom ’en compras digitales despabila al sector de pagos

Vantiv, el mayor procesador de EU, compró a su rival británica Worldpay, dejando en el camino a JP Morgan Chase.
Los dispositivos móviles revolucionaron la industria de los cobros.
Los dispositivos móviles revolucionaron la industria de los cobros. (Shutterstock)

Desde hace mucho tiempo, los procesamientos de pagos se consideraban una operación fuera de moda y que calladamente se encontraba en las profundidades de la zona de administración de los bancos. Pero ahora es un sector de moda, ya que las compañías se apresuran a aprovechar el enorme potencial de crecimiento que surge por el cambio global hacia las transacciones móviles y digitales.

Vantiv, el mayor procesador en EU, lideró el tablero para capitalizar la creciente tendencia cuando presentó una oferta firme de adquisición por su rival británica Worldpay, con la cual superó la competencia de JP Morgan Chase.

La táctica de competencia del mayor banco de Wall Street en Estados Unidos por activos destaca la importancia estratégica del negocio de procesamiento de pagos para los operadores actuales y para los nuevos participantes, quienes compiten por una participación dominante de los ingresos futuros.

Los consultores de McKinsey prevén que los ingresos de los pagos globales crecerán de 1.8 billones de dólares en 2014 a 2.2 bdd en 2020. Philip Jansen y Charles Drucker, que serán los codirectores ejecutivos de la operación combinada de Worldpay-Vantiv, dicen que la fusión tiene la intención de crear un gigante de procesamiento para aprovechar el creciente mercado del e-commerce, ya que se empiezan a hacer más pagos en línea y a través de teléfonos móviles.

El informe de pagos mundiales de Capgemini muestra que el número de transacciones globales que no son en efectivo en 2015 aumentó 11.2 por ciento para llegar a 433 mil millones. Los expertos advierten que la competencia se vuelve feroz —tanto de bancos tradicionales como de grupos más pequeños de fintech, como Stripe— y las empresas con mayor escala tienen más probabilidades de éxito.

La semana pasada el consejo directivo de Paysafe (el especialista en pagos digitales de Reino Unido) recomendó que la oferta de CVC Capital Partners y Blackstone para comprar su empresa sea de 3 mil millones de libras (mdl), a medida que más firmas de capital privado ingresan al sector.

El acuerdo de Vantiv le da un giro a Worldpay, que el año pasado estaba lista para presentar una oferta por un gran rival estadunidense. El voto por el brexit en Reino Unido debilitó la libra esterlina, por lo que Worldpay, cuyos ingresos aumentaron más de 50 por ciento desde que Royal Bank of Scotland la vendió por cerca de 2 mil mdl en 2010, se ve más como un blanco que como un comprador.

Drucker, actual presidente y director ejecutivo de Vantiv, dice que el acuerdo “nos dará una escala sin precedentes” y “nos posiciona para ser los disruptores en el mercado”. La compañía combinada, que se llamará Worldpay, será el mayor procesador global de pagos por número de transacciones. “La consolidación ya ocurre en nuestra industria”, agrega Drucker. “Podemos ver que se acelera, ya que la escala es muy importante ... en donde está la oportunidad es en el comercio electrónico y los pagos integrados, y ahí es donde nuestra combinación tiene mucho sentido”.

Ed Meier, gerente de fondos de Old Mutual Global Investors y un inversionista de Worldpay, dice que “un resultado muy lógico” del acuerdo de Worldpay será que las empresas “tengan una ventanilla única para su principal proveedor de pagos. Al crear un gigante en el sector, uno solo puede imaginar que otros jugadores más grandes que no tengan el mismo conjunto de productos deberán pensar profundamente sobre su posición competitiva”, añade.

Ese tipo de fusiones también le permiten a las empresas tener ahorros significativos de costos. El grupo combinado de Worldpay tiene el objetivo de ahorrar 200 mdd en los próximos tres años, de los cuales 60 por ciento provendrá de eliminar el cruce de sus respectivas divisiones estadunidenses, aunque también habrá despidos, confirma la administración.

Los analistas dicen que las sinergias pueden ser más altas. Especialistas de Nomura pronostican un ahorro hasta de 250 mdd, al recortar más de 100 mdd de sus gastos de tecnología en EU a medida de que Worldpay US  migre al sistema Vantiv.

La operación británica de Worldpay aún comienza a desengancharse de los sistemas de RBS, después de que se forjó fuera del banco respaldado por el Estado como una condición de la Unión Europea para su rescate gubernamental.

El pacto amplía la presencia global de Vantiv, mientras refuerza la división de Worldpay en EU. Los analistas de Stifel describen el acuerdo como un “éxito” estratégico, señalando que “ven beneficios por el potencial para expandir el impresionante éxito de Vantiv en pagos integrados fuera de EU” y “el potencial para mejorar la operación actual de WorldPay en Estados Unidos”.

Los banqueros, inversionistas y analistas dicen que la industria de los pagos está lista para la consolidación y esperan que surjan más acuerdos, sobre todo cuando la debilidad de la libra puede exponer otros blancos potenciales en Reino Unido.

“Me sorprende que tomara tanto tiempo”, dice Meier. “Los costos de la tecnología aumentan cada vez más y el ritmo del cambio es muy rápido. Las fusiones permiten que uno se amplíe, porque hay grandes elementos de costos fijos que se pueden amortizar sobre una mayor base de ingresos”.

Un banquero dice que la fusión de Worldpay “realmente se trata de reconocer el hecho de que pasamos por esta enorme evolución en el sector de los pagos y tienes que consolidar tu posición y entrar en la red con un fuerte proveedor de infraestructura”.