Bitcoin arremete

La criptomoneda inicia los temores de volatilidad y se va a los 10,000 dólares.
La criptomoneda poco a poco	se apodera de	las transacciones virtuales gracias	a sus mínimos	niveles de regulación.
La criptomoneda poco a poco se apodera de las transacciones virtuales gracias a sus mínimos niveles de regulación. (Shutterstock)

La semana pasada el precio del bitcoin se disparó a niveles históricos y se acercó al umbral simbólico de 10,000 dólares, incluso cuando algunos mercados tradicionales advirtieron que comienzan a sentirse “incómodos” con el volumen y la volatilidad de las muchas operaciones registradas con la criptomoneda.

El valor del bitcoin subió más de 850% a partir de cerca de 1,000 dólares a principios de año, hasta un máximo de 9,747 dólares, un aumento que disimula las drásticas caídas a lo largo del camino.

IG Group, la plataforma de comercio en línea más grande del mundo, dijo al Financial Times que suspendió las operaciones de algunos derivados del bitcoin después de que el enorme aumento de la demanda por los productos dejó a la compañía ante grandes riesgos de seguridad.

Otros mercados en línea, como Plus 500, aumentaron las cuotas que cobran en dólares para mantener una posición abierta respecto del bitcoin, ya que la demanda de algunos representaría 175% de las operaciones en el transcurso del año.

El precio aumentó por la decisión de CME Group, el operador cambiario más grande del mundo por valor de mercado, de lanzar futuros de bitcoin a finales del año como respuesta a la demanda de algunos de sus usuarios más grandes.

850% subió el valor del bitcoin desde principios de año.

El reciente aumento también se impulsó con las plataformas de apuestas spread o diferencial (spread betting) y las plataformas electrónicas que entran al mercado con una mayor fanfarria de mercadotecnia, al igual que el aumento de las “ofertas iniciales de moneda”, que requieren de la criptomoneda para obtener inversiones. 

Sin embargo, el rápido ascenso y la gran volatilidad es motivo de preocupación entre los reguladores y algunos participantes, acerca de que un mercado inmaduro pueda plantear riesgos tanto en los clientes minoristas como en las compañías que tratan de aprovechar la tendencia.

“No tenemos los datos de los últimos cinco, 10 o 15 años para comprender la economía de las criptomonedas… ¿podrían caer?”, dijo Jake Green, socio de Regulación de Ashurst, el bufete de abogados, y agregó que los reguladores batallan para mantenerse al ritmo de la innovación financiera en este tema. 

A diferencia de las monedas tradicionales, el bitcoin evita cualquier sistema bancario central, lo que significa que los inversionistas no tienen protecciones para el consumidor. Algunos reguladores advirtieron a los inversionistas sobre estos peligros, así como de la posibilidad de grandes pérdidas por lo bajos niveles de regulación.

TE RECOMENDAMOS: Senado aprueba la Ley Fintech

IG Group, que cotiza en Londres y tiene una capitalización de mercado de alrededor de 2,500 millones de libras, permite que los inversores minoristas puedan operar criptomonedas electrónicamente desde 2013. Sus mercados de “contrato por diferencia” le dan seguimiento al precio de un activo subyacente y permiten que los inversionistas apalanquen sus apuestas, lo que aumenta las ganancias o las pérdidas.

Sin embargo, la gran demanda de las apuestas sobre el precio sigue subiendo, lo que llevó a la compañía a acercarse en repetidas ocasiones a sus límites internos para la exposición a las criptomonedas.


Cuando una plataforma de operación no pueda compensar las operaciones que realizan los clientes entre sí, algunas actuarán como creadores de mercado y saldrán al mercado para comprar el activo subyacente.

“Mientras más criptomonedas tenga el corredor, el riesgo de seguridad será más alto”, dijo Javier Paz, analista de la consultora Aite Group. Advirtió sobre un riesgo “muy alto” de “hackeo” para las plataformas, pero también lo hizo sobre los intercambios no regulados que actúan como sus contrapartes.

Si bien los analistas le dieron la bienvenida al enfoque prudente de IG Group, tienen dudas de que otros proveedores puedan operar en el futuro.“IG Group actúa de forma responsable”, dijo Paz. “Podrías ir a una firma que no tiene interrupciones y llena todos los pedidos… pero si los mercados pierden el control, no queda claro cómo le van a hacer frente”.

Información adicional de Izabella Kaminska.