• Regístrate
Estás leyendo: Árbol de Navidad: natural vs. artificial
Comparte esta noticia
Lunes , 23.07.2018 / 00:48 Hoy

Árbol de Navidad: natural vs. artificial

Si quieres cuidar el medio ambiente, entonces aléjate de los artificiales.

Publicidad
Publicidad

Milenio Digital

La elección de un árbol de Navidad es tan personal que factores como tamaño, forma o qué tan amigable quieres ser con el medio ambiente influyen al momento de comprar el pino perfecto.

Y aunque muchos prefieren tener un árbol natural que perfume cada uno de los rincones de su hogar a pesar de tener que barrer constantemente las hojas que se desprenden, hay quienes ven esto como el desastre ecológico y optan por un árbol artificial. Sin embargo, esta última opción resulta ser la peor.

TE RECOMENDAMOS: Cómo escoger el árbol de Navidad perfecto

De acuerdo con Ellipsos, una firma de consultoría ambiental canadiense, para que un árbol artificial sea mejor que uno natural en términos ambientales, tendría que reutilizarse 20 años.

De acuerdo con el estudio, que tomó en cuenta emisiones de gas invernadero, el uso de recursos y el impacto que tiene en la salud humana, las emisiones de carbono que se generan al optar por un árbol natural son sólo un tercio de las que se emiten al momento de elegir un árbol artificial. Por si fuera poco, la mayoría de estos pinos tienen sustancias como PVC que son dañinas para el ser humano.

"No haces ningún daño al cortar un árbol de Navidad. Mucha gente cree que uno artificial es mejor porque conservan un árbol con vida, pero en este caso, tienes una cosecha que ha sido sembrada para ese propósito", dijo al diario The New York Times Clint Springer, profesor de biología de la Universidad Saint Joseph's de Filadelfia, Estados Unidos.


Y es que durante el tiempo que toman para crecer, los árboles sembrados generan oxígeno, ayudan a combatir la contaminación, sirven como refugio de aves y animales y sobre todo, conservan los espacios verdes, pues las granjas de árboles siembran hasta cinco pinos por cada uno que se corta.

Por si fuera poco, los árboles naturales pueden ser reciclados. Después de las fiestas decembrinas, las delegaciones de la Ciudad de México o centros comunitarios inician programas de recolección de árboles para darles un nuevo uso, generalmente a través de la generación de abono y en muchas otras, cambian el pino por alguna planta de ornato.

Mientras que un árbol artificial, al terminar su ciclo de vida, va al basurero a esperar cientos de años a que se degrade. Sin contar la energía que se utilizó para fabricarlo y transportarlo hasta tu casa.

Pero si lo que buscas es una opción totalmente amigable con el medio ambiente y donde no tengas que matar un árbol, entonces elige uno que esté sembrado y puedas cuidarlo hasta la próxima Navidad.


mrf

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.