• Regístrate
Estás leyendo: Cuesta de enero e invierno desatan la depresión estacional
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 09:24 Hoy

Cuesta de enero e invierno desatan la depresión estacional

La aparición del padecimiento aumenta por la ausencia del sol, sin embargo, los factores sociales, familiares y personales pueden volver propensa a cualquier persona, señalan.

Publicidad
Publicidad

Gabriela Jiménez

El clima invernal, la cuesta de enero y el vacío tras las fiestas decembrinas son algunos de los factores que provocan la llamada depresión estacional.

Aunque es un trastorno más común en los países nórdicos –donde incluso se elevan las tasas de suicidio–, en México también se registran casos, pero hay escasa documentación sobre el tema, admitió Laura Cavazos, coordinadora estatal de Salud Mental de la Secretaría de Salud.

En entrevista, la especialista mencionó que son varios los elementos que se conjugan para desencadenar una depresión de este tipo, también conocida como Trastorno Afectivo Estacional (TAE).

En primer lugar, la aparición del padecimiento aumenta por la ausencia de sol, que por sí mismo es una fuente de energía para el ser humano, pues favorece la producción de vitamina D y serotonina, sustancia cerebral relacionada al estado de ánimo.

“La vitamina D ayuda a nuestro cerebro, y además es la percepción: para algunas personas ese ambiente más frío, más húmedo, más gris, lo asocia a cuestiones tristes y desagradables”, explicó Cavazos.

En México este fenómeno no es tan frecuente, pues los inviernos no suelen ser extremos y son más cortos que en otros países con más cercanía a los polos, donde la ausencia de sol por semanas o incluso meses causa depresión y aumento en los casos de suicidio.

No obstante, los factores sociales, familiares y personales pueden volver propensa a cualquier persona, sin necesidad de que haya un mal clima.

La experta en Psiquiatría manifestó que cuando termina la temporada de fiestas por la Navidad, regularmente queda un vacío, o bien hay una baja en el estado de ánimo debido a que revivieron conflictos familiares.

Asimismo, en esta época festiva se resienten las pérdidas de seres queridos, más aún si son recientes.

“Nos dejamos abrumar por todas estas cosas; por ejemplo, hay para quienes son muy abrumadoras las reuniones familiares.

“A veces también las pérdidas son muy recientes, o aunque ya hayan pasado años, la familia hace un recuento donde se van hacia el pasado”, dijo.

Asimismo, el factor económico es un ingrediente más que ayuda a terminar de cocinar la depresión, afirmó Cavazos. Es común que algunas personas inicien el año con deudas tras las fiestas navideñas y la compra de regalos.

Sin embargo, en muchos casos el padecimiento se viene gestando desde meses atrás, y la temporada decembrina termina por ser el detonante.

Señales de alarma

La funcionaria de la Secretaría de Salud en el estado hizo énfasis en que es normal que algunas personas sientan tristeza en estas fechas, pero lo habitual es que ésta no dure un periodo mayor a 15 días. De ser así, podría tratarse de un problema más grave que requiera atención especializada.

“Hablamos de una cuestión depresiva cuando la persona tiene 15 días o más en los que pierde interés o placer por las actividades, le va a costar hacerlas o puede perder la funcionalidad”, explicó.

Los trastornos de sueño, el cambio de hábitos en la alimentación, tristeza profunda, mal humor y aislamiento son algunos de los síntomas que indican que es necesaria la intervención de un profesional de la salud mental.

“Los pacientes suelen tener fatiga, cansancio; otros más ven el futuro negro, tienen desesperanza”, describió Laura Cavazos.

En ese caso, lo más recomendable es acudir con el médico y someterse a psicoterapia, para integrar tanto el aspecto farmacológico como el conductual en el combate del padecimiento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé que para el año 2020, la depresión será la segunda causa de incapacidad en el mundo, solo detrás de enfermedades cardiovasculares.

En alerta

De acuerdo con diversos especialistas, varios son los elementos que se conjugan para desencadenar una depresión de este tipo, también conocida como Trastorno Afectivo Estacional (TAE)

Causas

o Vacío tras las fiestas navideñas

o Clima invernal y ausencia de sol

o Cuesta de enero/problemas económicos

o Conflictos familiares y pérdidas

o Trastornos en patrones de sueño tras época de fiestas

o Regreso a la realidad después de vacaciones

Síntomas (*)

o Tristeza profunda

o Irritabilidad

o Cambio en hábitos alimenticios

o Trastornos del sueño (insomnio y/o dormir en exceso)

o Aislamiento

o Sentimientos de desesperanza o pérdida del deseo de vivir

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.