• Regístrate
Estás leyendo: Casa Íñigo, 60 años de alimentar el espíritu de los laguneros
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 11:48 Hoy

Casa Íñigo, 60 años de alimentar el espíritu de los laguneros

Actualmente ofreceejercicios espirituales, retiros de diversos tipos, cursos de Biblia y Cristología, talleres de música clásica y cine, talleres de oración Ignaciana, así como pláticas sobre psicología y el perdón.
1 / 2
Publicidad
Publicidad

Hace 60 años el entonces Obispo de Torreón, Fernando Romo Gutiérrez, puso la primera piedra de un complejo espiritual y religioso en la pascua de 1958 que fue bautizado como Casa Íñigo. 

En un terreno de dos hectáreas donado por Hilario Esparza, se puso ladrillo a ladrillo hasta formar un lugar nacido del ímpetu y la amplia visión de los padres Carlos de la Torre, José de Jesús Hernández Chávez, Ramón Gómez Arias y David Hernández.

En el transcurso de los cinco años se terminaron de construir las 40 habitaciones del centro, se construyó la capilla, el comedor, las oficinas, los cuartos de los Padres, el patio el jardín y para 1965 ya estaba terminado.

Esto gracias a personas que impulsaron lo que sería un espacio de encuentro, reflexión y diálogo, pero sobre todo un lugar que abre sus puertas para quien busca una nueva forma de vivir la vida.

Fue en 2004 que un grupo de laicos, es decir, aquellas personas que no tienen algún cargo eclesiástico y son colaboradores con la institución, se involucraron para ser parte administrativa de la Casa Íñigo en conjunto con sacerdotes Jesuitas, quienes se hacían cargo hasta ese entonces la casa, señala la directora Margarita Lascurain Ochoa, quien administra el lugar junto el Padre Enrique Ponce de León.

También es catalogado como el Centro de Espiritualidad Íñigo. (Saúl González)

“Un grupo de laicos le pide a los Jesuitas de la Compañía de Jesús, que podrían ayudar a mantener y administrar la casa y así fue como empezamos a colaborar más a fondo con ellos y a realizar algunos cambios positivos”. 

A partir de ahí se le agregaron servicios a la comunidad como el agregado de retiros de diferente duración impartidos por sacerdotes jesuitas, además de cursos y talleres con variedad de temas durante todo el año, además de Yoga y un cine foro, para ser catalogado hasta ahora como el Centro de Espiritualidad Íñigo.

La directora a cargo de la casa desde 2006 destaca la misión del centro enfocado a capa y espada en fortalecer a las personas y tejer una comunidad para una mejor convivencia con el fomento siempre de valores como el amor, la justicia, la paz y la verdad, con una expresión integral humana, espiritual, ética y psicológica. 

“Todo aquello que te haga mejor persona, es algo que te hace crecer tu espíritu y aquí aportamos para que así sea”.

Por su parte, la colaboradora en el centro, Mónica Aguilar, resalta la evolución de la casa que llega a atender a más de 3 mil personas en sus diferentes servicios y las mejoras en sus condiciones para un servicio de mayor calidad y calidez con remodelaciones en los salones, en el auditorio y las habitaciones de los retiros que atienden a visitantes de diferentes religiones y lugares de toda la república y algunos extranjeros. 

Asegura que colaborar en un hogar con 60 años de historia de servicio, representa seguir por el camino de ofrecer lo mejor posible espiritual y materialmente a quien así lo requiera.

“Seguimos el espíritu de amar y servir como lo indica el espíritu jesuita, es, en estos tiempos tan violentos una alternativa para tratar de desarrollar lo bueno que tenemos como seres humanos".

LAS POLLOCOAS

El primer consejo directivo de la Casa Íñigo fueron Francisco Martín Borque, Fernando Zertuche, Luis Hibert, Martín Pérez Domenech y Emilio Murra, quienes en un inicio para recaudar fondos organizaban corridas de toros y obras de teatro, luego adoptaron la venta de pollos al estilo Íñigo y su salsa Misterio. 

El hecho de vender pollos al carbón para apoyar en la construcción de la Casa Íñigo, representó parte de los pilares que mantiene con firmeza el sitio que tiene desde su esencia ser un centro donde se acompaña a las personas en el desarrollo de su potencial humano de manera integral e inclusiva.

FIESTA POR LOS 60 AÑOS

Como parte de la celebración por el 60 aniversario de la Casa Íñigo, se organizó en sus instalaciones una misa y una cena para 400 invitados entre colaboradores, sacerdotes, líderes religiosos e invitados especiales quienes disfrutaron de una noche que no presentó lluvia, sólo un ambiente de fiesta donde las sonrisas y la música sobresalieron.

La ceremonia de acción de gracias fue presidida por el padre Provincial de la Orden Jesuita de México, Francisco Magaña Aviña, así como el obispo de Torreón, Luis Martín Barraza Beltrán y 12 padres jesuitas.

A partir del 2004, Casa Iñigo se ha convertido en un activo centro de espiritualidad, desarrollo humano y social con diversas actividades como son: 

  • Ejercicios Espirituales.
  • Retiros de diversos tipos.
  • Cursos de Biblia y Cristología. 

  • Talleres de Música Clásica y Cine.

  • Talleres de Oración Ignaciana.

  •  Pláticas sobre psicología y el perdón.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.