• Regístrate
Estás leyendo: Verónica y Manolo revelan los secretos de la familia
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 22:55 Hoy

Verónica y Manolo revelan los secretos de la familia

ENTREVISTA

La protagonista y el escritor y director se sentaron con ¡hey! para contarnos lo que podremos encontrar, disfrutar y compartir en La casa de las flores, durante su estreno por Netflix.
1 / 2
Publicidad
Publicidad
Soda Eterno
San Luis Potosí
24 de Octubre
Luis Miguel
Boca del Río, VER
24 de Octubre
Chayanne
Ciudad de México
24 de Octubre
Gorillaz
Ciudad de México
24 de Octubre

El regreso de Verónica Castro a la televisión es uno de los eventos mediáticos más esperados por sus millones de fans a través del mundo. Hablar con ella y con el escritor y director Manolo Caro fue toda una experiencia, rodeada de flores reales y metafóricas por todos lados.

Hoy en 190 países a través de Netflix se puede ver La casa de las flores, serie que empieza con 13 capítulos (ya queremos más) que muestran la historia de una habitual “perfecta” familia mexicana.

Pero los diablos andan sueltos, la casa chica hace su aparición y la matriarca, Verónica, interpretando a Virginia, tiene que hacer lo que considera mejor para su familia. Aunque eso implique cosas que jamás hayamos imaginado para la actriz de las telenovelas más importante en nuestro país.

Una serie así, tengo la sensación, no podía ocurrir más que en el momento que más la necesitábamos. ¿Ustedes coinciden?

Yo definitivamente sí, la necesitaba. No sabía más como hacerle, pero apareció éste (apunta a Manolo) que resultó ser mi angelito de la guarda. y me dijo: “Tengo esto para ti. ¡Boom!” Y yo: “Ay, claro”, lo agarré y estoy humildemente agradecida. Con Manolo, contigo que eres prensa y, por supuesto, el púbico. Sigo viviendo de esto. De ustedes. Así que este es el momento que yo esperaba, señala Verónica.

Ya que mencionas a la prensa, en algún momento todos soñamos con tener algún show como los tres que tuviste en la noche…

Pues hay que divertirnos. Así como lo estamos haciendo aquí.

No me imagino nada mejor, pero va a esto, tú fuiste la reina de varios formatos y de pronto cambió todo. ¿Cómo lo has vivido?

Es que cambió la vida, Susana. Yo estoy viejita, entiéndeme, y de pronto es que “¡ya se puede fumar mariguana!”. Y está permitido esto, y el otro y sexo droga y rock & roll y llegué un poco tarde. Pero dije: “Hay que hacer la vida más leve. Hay que ser más alivianada, ligera”. Y él es el culpable (apuntando de nuevo a Manolo).

Le voy a hacer la misma pregunta a Manolo una de las primeras veces que nos conocimos y quiero tu punto de vista Vero. Manolo, ¿cómo funciona tu cabeza? ¿Cómo logras crear esos mundos?

Pues funciona a partir del caos y el ser un poco irreverente y osado. Yo siento que en esta vida hay que pasarla bien. Y he tenido momentos muy delicados, funerales de gente cercana que de repente me descubro haciendo un chiste, porque me digo: ‘De eso no se trata la vida’. O puedo estar con mis amigos y de pronto me suelto a lágrimas contando una anécdota. Y es que yo siempre he pensado que las personas vivimos en el melodrama. Es el género que llevamos en el ADN. Y al latinoamericano más que a nadie.

Y algo sabes de eso, ¿no Vero?

En la vida misma, te pasan cosas muy lindas, muy padres, como los momentos que hemos estado viviendo y emoción y tanta gente y que te saludan.

Y hay momentos difíciles. La gente que está mal, la que se muere, por ejemplo …

Confieso que he tenido mis mejores ataques de carcajadas en funerales...

¡Yo por eso no voy a funerales! Es muy peligroso.

La casa de las flores se va a ver en todo el mundo. Verónica Castro es una de las pocas mexicanas que puede presumir que tuvo fama mundial trabajando en algo que supuestamente era local...

Pero fue raro, porque de pronto pasaban la telenovela en un país 10 años después y ya me decían: “Ya eres famosa ahí”, pero con una historia de hace 10 años. Así que no empataba en mi cabeza, en mi forma de ser, no compartías el tiempo. Pero lo que está pasando con esto es que es ahora y ahora eres famosa. Aunque hay que ver, porque la gente de Netflix es devoradora. La gente que pide carne nueva para el lunes, pues ya no estamos. Bueno, estamos 24 horas a la hora que se les dé la gana.

¿Somos una sociedad de cosas que no nos decimos? Nadie se salva de al menos conocer a alguien con una casa chica o algo por el estilo...

De lo que existe atrás de las familias. De los secretos que son incontables. Todo mundo los tiene. Lo que pasa es que nosotros somos muy hocicones en esta serie y me tocaron hijos que les encanta estar en redes sociales y encuerarse y subirlo a las redes; entonces Netflix tiene la culpa de distribuirlo y que se vea por todo el mundo y que yo quede muy mal como mamá, como jefa de familia (dijo mientras le ganaban las carcajadas).

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.