• Regístrate
Estás leyendo: Reza Ghassemi y la escritura como performance
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 19:00 Hoy

Reza Ghassemi y la escritura como performance

Muy probablemente Reza Ghassemi es uno de los primeros escritores iraníes contemporáneos traducidos en México

Publicidad
Publicidad

Luis Xavier López Farjeat

Muy probablemente Reza Ghassemi es uno de los primeros escritores iraníes contemporáneos traducidos en México. Su novela El encantamiento de los corderos ha sido publicada por Eximia, una joven editorial de Aguascalientes que, como otras editoriales independientes, ha decidido incluir en su catálogo títulos muy novedosos en el terreno de la narrativa. Por distintas razones creo que la aparición de esta novela, traducida por Shekoufeh Mohammadi, ha sido un verdadero acierto. Primero, por su valor literario y narrativo; segundo, porque poco o nada se conoce en nuestro país sobre la literatura contemporánea iraní; tercero, porque el acercamiento a este tipo de literatura contribuye a debilitar los prejuicios y estereotipos que existen alrededor de lo que habitualmente se considera “no occidental”. Irán, como otros países de Medio Oriente, ha sido muchas veces relegado al reino de la barbarie y su riqueza cultural ha sido minimizada. La confluencia entre el Islam y la tradición persa hacen de Irán un país único y en muchas ocasiones difícil de asimilar. En El encantamiento de los corderos se percibe esta mixtura de rasgos culturales, frecuentemente en tensión, desde la mirada de un hombre ordinario internado en un hospital. Hay a lo largo de la novela abundantes alusiones a la mitología y la literatura clásica persas, y a la vez —por lo general con un dejo de ironía— referencias a las costumbres y la moral islámicas.

Ghassemi (1949), escritor, dramaturgo y músico, nacido en Isfahán, ha vivido en el exilio desde la insurrección popular iraní de 1979. Es, en palabras de Shekoufeh Mohammadi, un escritor errante. Su trabajo ha de entenderse en el contexto de un Irán inmerso en un fuerte proceso de transformación: desde los intentos de Mohammad Reza Pahlavi de modernizar y occidentalizar Irán en el marco de la Revolución Blanca de 1963, hasta el triunfo de la Revolución de 1979 y la instauración de la República Islámica.

Con El encantamiento de los corderos, Ghassemi ha inventado lo que él mismo ha denominado “novela en línea”. La primera versión de esta novela fue escrita y publicada simultáneamente en 2002 con un título distinto, El loco y la torre de Montparnasse: durante 42 noches, Ghassemi redactó en vivo desde su sitio web con sus seguidores ahí presentes. Con ello, hizo de su proceso creativo una especie de performance. Los lectores leían la novela en tiempo real. Vale la pena reflexionar sobre este gesto “exhibicionista” e incluso impúdico. La escritura suele concebirse como una acción privada, solitaria; en contraste, Ghassemi hace de un proceso tan íntimo algo absolutamente público. El lector tiene acceso inmediato a los borradores y a las primeras versiones de la novela pero además es testigo presencial de la génesis creativa. Ese conjunto de borradores, no obstante, serán pulidos y revisados por su autor antes de convertirse en una novela impresa. Lo que resulta llamativo es que el escritor sale a escena desde su madriguera y comienza a improvisar como podría hacerlo un actor de teatro o un músico, mostrando así que también en la literatura caben la improvisación y la composición espontánea. Encuentro en la forma en que Ghassemi concibe los procesos narrativos un símil con la forma de crear en otra de sus grandes pasiones, a saber, la música tradicional persa. También en ésta la improvisación es un recurso característico. La improvisación desplaza los formalismos de la composición abriendo nuevos horizontes y alternativas de expresión. De esta manera las artes, sea la música, la literatura o la actuación, se convierten en una acción experimental con resultados siempre azarosos, imprevistos e incluso, como lo concibió John Cage con su improvisación libre, intercambiables.

La improvisación libre hace de las composiciones algo dinámico y con una estructura un tanto difícil de reconocer. Podría sospecharse incluso que obras musicales —o literarias, como es el caso de El encantamiento de los corderos— carecen de estructura o al menos se resisten a ella. Sin embargo, la estructura está ahí pero, en vez de determinar y encorsetar las obras, deviene en un armazón flexible, maleable, a veces fragmentario, y, por paradójico que parezca, prescindible. Así sucede en la música tradicional persa, sobre todo con las composiciones para uno de sus instrumentos más característicos: el setar. Quien escuche una pieza para setar, se encontrará con esa extraña combinación de composición e improvisación. No es casualidad que Ghassemi, músico, musicólogo y compositor, sea capaz de allegar y hasta equiparar el arte de la composición musical con el de la composición literaria, todo ello además con un ingrediente teatral a la altura de nuestros tiempos digitales: Ghassemi redactando online.

El encantamiento de los corderos llama la atención no solo por su peculiar proceso creativo, sino también por la sorprendente fusión de ciertas tonalidades narrativas emergidas de la épica persa, con recursos literarios más bien contemporáneos. El narrador, el sujeto aquel sometido a las torturas propias de un hospital, se deprime en su cama, fantasea con la enfermera, evoca a los fantasmas de su pasado, cavila sobre la construcción de un instrumento mágico —un setar, claro— que habrá de ser construido en 40 pasos y será capaz de reproducir los sonidos del paraíso. Esos sonidos son los de las alegrías pasadas. Muy probablemente son notas de nostalgia.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.