REPORTAJE | POR LUIS ALBERTO LÓPEZ

El cine como su idioma

Co dirigió la película 'Writing Home' como parte de un trabajo final de su Maestría en Producción Digital en Dublín, Irlanda que fue acreditada por la University of the West of Scotland.

Miriam Velasco tiene 26 años y desde adolescente mostró interés por el séptimo arte, hoy busca contarle al mundo historias con un trasfondo más allá de lo comercial.

Miriam Velasco, cineasta lagunera.
Miriam Velasco, cineasta lagunera. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

La perseverancia y siempre visualizarse como una de las mejores en su ámbito, es lo que la condujo a adoptar el cine como una forma de vida que le ha valido reconocimientos y experiencias memorables.

Desde la adolescencia Miriam Velasco mostró interés por el cine, aunque en ese entonces lo hacía por las comedias románticas que veía. Hoy busca contarle al mundo historias con un trasfondo que vaya más allá del aspecto comercial.

"Puedes lograr muchas cosas con bajo presupuesto o un equipo de producción escaso, pero la mentalidad de 'no se puede' o 'quién lo va ver', es de los retos que debemos afrontar antes de salir al mundo real como cineastas”.

"Desde adolescente empecé a tener mucha atracción por la fotografía y el cine, además de una atracción por los actores, cuando entré a la carrera quería dedicarme a eso, pero me dí cuenta que lo mío era estar detrás de cámara y producir".

Egresada de la carrera de Comunicación en la Universidad del Valle de México Campus Torreón, destacó en su generación no nada más como una alumna con un promedio alto y una beca del 100 por ciento, sino también por su dinamismo al momento de voltear a ver el séptimo arte como una forma de vida.

"Fue un proceso evolutivo y empecé con pequeñas cosas como grabar tutoriales para una productora independiente, para luego ser asistente de producción de otra compañía".

Durante los cuatro de su carrera realizó artículos periodísticos para una revista y en el marketing de una empresa. Nunca imaginó que el primero de esos pasatiempos le serviría para reafirmar su amor por el cine y ser acreedora al Premio Nacional de Periodismo Universitario en la categoría de documental.

"Es una cosa muy chistosa porque el trabajo lo hicimos como una tarea obligatoria en la universidad y la maestra nos impone participar porque al principio el tema de ese año fue redes sociales y el periodismo".


Cuando egresó puso un estudio de fotografía social y realizaba sus propias producciones audiovisuales, lo cual no alcanzó a satisfacer sus ganas de filmar historias más allá de lo convencional.

El año pasado ingresó a una maestría en Irlanda enfocada a producción digital. “Me gusta mucho que la gente piense, reflexione y una puntos con el cine. No darles algo como pan comido y quiero que todo en mis historias tenga pequeños detalles que sean lo más importante”.

En el grupo de 13 personas de maestría de diferentes partes del mundo destacó como la única mexicana y puso como su meta principal que al terminar la especialidad la seleccionaran para co dirigir una película. Lo logró.

La perseverancia y siempre visualizarse como una de las mejores en su ámbito.

“Siempre estuve predispuesta para hacerme notar. Cuando se llegó el momento lo demostré y me escogieron para ser una de las que dirigió la película Writing Home (Volviendo a casa) que ha recibido buenas críticas de aquel país por ser una historia muy común allá y que unos extranjeros supieron conducir bien”.

Miriam más que verse en la dirección de una gran producción de cine quiere enfocarse a lo independiente y alternativo porque cree aporta más para los espectadores. Destaca la labor de cineastas poco conocidos como Mike Cahill y Daryl Wein.

“Lo rico del cine está en ver cosas que a veces la mayoría no conoce y relacionarte con cineastas o actores que no son tan populares en tu localidad”.

¿Qué debe evitar algún joven que quiera ser cineasta? Dedicarse nada más a la producción audiovisual. Como un cineasta y un director debes interesarte por todo y hay que empaparte de cosas que no tienen nada que ver con tu medio profesional.

En mi caso como licenciada en comunicación trabajé en marketing, hice de periodista e incluso la hice de bailarina. Todo me ayudó a enriquecer lo que soy ahora.

dcr