• Regístrate
Estás leyendo: El mismo, el otro
Comparte esta noticia

El mismo, el otro

A fuego lento

Bernardo Esquinca convierte a Poe en un personaje verosímil y utiliza sus cuentos para hilvanar una trama donde concurren el espiritismo, la fatalidad física y el culto a lo siniestro y morboso
Publicidad
Publicidad

Cuántos deleites literarios pueden obtenerse de la insustancial materia histórica; cuántos, siempre y cuando prevalezca la invención sobre la mera relación de los hechos, como acostumbran muchos de los que practican ese género de anticuario que es la novela histórica.

He seguido la carrera de Bernardo Esquinca desde que en 2008 publicó Los niños de paja y nunca me había deleitado tanto —más aun que con su serie protagonizada por Casasola— como con su novela más reciente, Las increíbles aventuras del asombroso Edgar Allan Poe (Almadía, México, 2018), un armonioso juguete narrativo, un thriller por el cual pasea la sombra del mismo C. Auguste Dupin, que recoge algunos restos de materia histórica para transformarlos en una ficción incontrovertible. 


Consigno un puñado de razones. En primer lugar, no solo convierte a Poe en un personaje verosímil sino que utiliza algunos de sus cuentos para hilvanar una trama donde concurren el espiritismo, la fatalidad física y el culto a lo siniestro y morboso sin otro artilugio que el de alternar dos escenarios en dos épocas distintas: Charlottesville y Nueva York en 1826 y 1842. En segundo lugar, y como anuncia el título, adquiere la forma de la aventura en su acepción más común —hilvanando acciones trepidantes, golpes de suerte, reveses y encuentros con el peligro— y, sobre todo, en la que sirve para decir cosas nuevas sobre la relación entre los hombres y los misterios del mundo ulterior. En tercer lugar, y a manera de solitario homenaje, ha sabido recrear una sensibilidad y un ambiente sin la carga pedante de la erudición. Por último, y aquí reside el mayor misterio por descifrar, consigue advertir lo que significa la condición anfibia, la pertenencia a dos mundos que resultan igualmente insoportables. Y luego están esos seres tan amados por Esquinca, físicamente anómalos y condenados a exponerse como maravillas de circo pero rebosantes de lealtad y coraje. 


El Poe que ha imaginado Bernardo Esquinca es el mismo que conocemos a través de sus biógrafos y sus relatos, el que coquetea con la muerte y dice “Escuchen y déjense tocar por el rayo”, y también, y por encima de la justeza histórica, un Poe que permanecía en estado latente hasta que cayó en manos de un poderoso fabulador.


Bernardo Esquinca: Las increíbles aventuras del asombroso Edgar Allan Poe, Almadía, 2018.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.